11 de abril de 2014 / 01:37 p.m.

El director ejecutivo del Chelsea, Ron Gourlay, afirmó hoy que "nunca estuvo en duda" que el portero belga Thibaut Courtois, cedido por los "blues" al Atlético de Madrid, pudiera jugar contra el equipo inglés.

"La cesión se firmó al inicio de temporada. Podía jugar contra el Chelsea, eso nunca estuvo en duda", afirmó Gourlay tras el sorteo de las semifinales de la Liga de Campeones que deparó el cruce entre ambos equipos.

"Acerca del comunicado (de la Uefa) que ha salido, lo evaluaremos en las próximas 24 o 48 horas. Hasta donde sabemos, hemos cumplido con las normas de las cesiones. Puede jugar contra el Chelsea si deciden alinearle", dijo el director ejecutivo a la cadena británica "Sky News".

El presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, advirtió ayer de que el guardameta rojiblanco "podría no jugar" en un duelo ante el Chelsea debido a una cláusula en el contrato de cesión que obliga al equipo español a pagar por alinear a Courtois contra su club.

El comunicado de la UEFA (Por José Antonio López)

La Unión Europea de Fútbol (UEFA) dio a conocer respecto a los rumores acerca del contrato de cesión del portero del Atlético de Madrid Thibaut Courtois que le impediría enfrentarse al Chelsea, que cualquier cláusula de este tipo es "nula" y amenazó con sancionar a los clubes implicados por una "violación del Reglamento Disciplinario" del organismo.

El contrato de cesión del guardameta belga por parte de la entidad londinense al club rojiblanco incluye una cláusula por la cual, en caso de enfrentarse los dos equipos, el Atlético debe pagar una cantidad cercana a los 3 millones de euros para permitir la participación de Courtois en el partido.

En este sentido, la UEFA declaró "nulo" cualquier intento de "condicionar" la participación de los jugadores en un partido.

"La integridad de la competición es un principio fundamental para la UEFA. Tanto la Champions League como nuestro Reglamento Disciplinario contienen disposiciones claras sobre la estricta prohibición de que cualquier club ejerza o intente ejercer cualquier influencia sobre la participación de los jugadores de otro equipo en un partido", explicó la UEFA en un comunicado publicado en su web.

"De ahí se desprende que cualquier cláusula de un contrato privado entre dos clubes que viole esta condición es totalmente nula, inválida e inaplicable en lo que a la UEFA se refiere", indicó la UEFA.

Y añadió: "El intento de hacer cumplir una cláusula de este tipo supondría una violación del Reglamento Disciplinario de la UEFA y de la Champions League y sería sancionado en consecuencia", finalizó el máximo organismo del fútbol europeo.

AGENCIAS