19 de abril de 2014 / 01:58 a.m.

Para varios jugadores de Chivas sólo quedan dos oportunidades para poder llenarle el ojo a su nuevo estratega y continuar en Chivas la próxima campaña, pero la misión no es nada fácil.

 

En el Rebaño de Ricardo La Volpe la única consigna es la Liguilla. Para varios jugadores de Chivas sólo quedan dos oportunidades para poder llenarle el ojo a su nuevo estratega y continuar en Chivas la próxima campaña, pero la misión no es nada fácil.

El volante rojiblanco Édgar Solís reconoce a Pumas y su cancha como el examen más difícil del torneo. A estas alturas Chivas no tiene margen de error y tiene la obligación de vencer primero a los universitarios y luego a Rayados para colarse a la anhelada lista final de ocho invitados.

"Sabemos que Pumas suele ser un equipo complicado, cuenta con buenos jugadores, además que le sabe sacar provecho a su cancha, pero somos conscientes de que es nuestro partido para pensar en la calificación, estamos mentalizados para ir a sacar un buen resultado y luego cerrar en casa contra Monterrey de la misma manera.

"Tenemos que ser muy inteligentes, estar concentrados los 90 minutos para hacer nuestro futbol, cumplir con lo que Ricardo (La Volpe) nos pide, cada entrenamiento que pasa vamos agarrando mejor su idea de juego, queremos llevarlo a cabo lo mejor posible este domingo para asegurar los tres puntos", expresó .

El Tepa dijo tener admiración por la historia de Pumas, por lo que se muestra orgulloso de participar en un partido como éste, aunque la cancha suele ser difícil para el Rebaño.

"Jugar en CU siempre es algo especial, es un estadio muy bonito, un escenario histórico, y además a cualquier jugador le gustaría estar en este tipo de partidos, cada que me toca enfrentar a Pumas intento hacerlo al máximo, brindar uno de mis mejores partidos, espero que en esta ocasión se pueda para colaborar a que el equipo gane y la afición esté contenta junto con nosotros", indicó.