1 de agosto de 2014 / 03:09 a.m.

Chivas fue superado con amplitud hasta que el cansancio venció al Bayern. El segundo lapso fue en rojo y blanco, pero los mexicanos no alcanzaron el empate. Fierro mostró verticalidad, velocidad, pero no fue letal. El empate estuvo dos veces en las piernas de Carlos Eduardo Fierro, pero se quedó con las ganas de hacerle un gol al campeón de Alemania.

Chivas 0, Bayern Múnich 1.

El Rebaño le aguantó el ritmo al Bayern Múnich sólo nueve minutos. El partido empezó con fricciones, con jugadas al límite y no podía ser de otra manera. El corte amistoso del juego acabó cuando empezó el cotejo.

Pero el Bayern pegó primero y puso en alerta a Chivas, que no reaccionaron en todo el primer tiempo. Al grado de que no patearon al arco en toda la primera mitad.

El gol fue poco conducto del peruano Claudio Pizarro quien en un tiro de esquina gana la marca y remató de cabeza a primer poste de Toño Rodríguez quién no pudo hacer nada para evitar la caída de su meta. El peruano adelantaba al Bayern ante la locura de 25 mil asistentes. La estadística es mala en toda la palabra para el Rebaño. Ningún tiro a puerta, por dos del Bayern y eso que Pizarro falló una clara cuando Ribéry tiró la diagonal para atrás y el inca no llegó a la pelota.

El primer tiempo fue una lágrima para Chivas, aunque la buena noticia es que sólo lo perdían por uno.

Para el complemento el Rebaño salió revolucionado, pues al 49 Carlos Gerardo Rodríguez llegó hasta el área enemiga y habilitó a De Nigris, pero Rafinha se metió en el curso de la pelota que quedó suelta y Bravo llegó para rematar y le cargaron y no pudo definir, la parcialidad mexicana pedía penalti, pero el árbitro no concedió la falta.

El partido seguía siendo del Bayern pese a los intentos de rebeldía de las Chivas, quienes conforme empezaron a hacer sus movimientos fueron perdiendo fuerza.

Las más claras en el complemento fue un tiro de Rafinha que se paseó por la línea de gol de Toño Rodríguez y un tiro de Ribéry que Vidrio mandó a tiro de esquina, cuando el portero del Rebaño ya era Luis Ernesto Michel.

La delantera de Chivas mutó y atacaban Nápoles, Reyna y Carlos Fierro, quién jugó de centro delantero nominal. Las dos más claras de Chivas fueron a la contra, Fierro entraba sólo, pero disparó muy flojo y en otra ocasión el sinaloense centró y el balón le quedó muerto a Javi Martínez, el mejor de Chivas fue Fierro.

Los tapatíos se perdieron el empate cuando Fierro fue habilitado por Sergio Nápoles y en el mano a mano definió al cuerpo del portero Starke y se fue la más clara, el juvenil del Rebaño tuvo la gloria y se le fue, se le escapó.

Al final, el conjunto mexicano fue superior por algunos lapsos, pero el empate se les negó, pues Fierro salió con la pólvora mojada y terminó el partido con la victoria para los alemanes.

Ahora Chivas sigue su gira por Estados Unidos la semana entrante cuando se midan al Milan en Houston.