1 de septiembre de 2014 / 06:28 p.m.

Chivas tiene una sequía goleadora que alarma. Desde los últimos minutos en Ciudad Universitaria, el Rebaño no ve puerta y ya suma más de 360 minutos sin gol.

Este equipo ostenta una marca poco halagadora y es que son la peor delantera del torneo, sólo dos tantos uno a Jaguares y otro a Pumas y los dos de tiro libre obra de Fernando Arce.

El técnico ha buscado hacer de todo y no da con tecla, pues ha puesto a Carlos Fierro de titular, quitó a Aldo de Nigris, mientras que al único que no ha movido es al capitán Omar Bravo.

También le dio oportunidad a los jóvenes, pues ha metido a Giovani Hernández Neri, Sergio Nápoles y Alberto Guamerú Garcia, caso especial quien ya fue expulsado, tiene más tarjetas rojas que goles.

La crisis Chivas se refleja en la tabla porcentual y en la general. Dos goles que. Les ha ajustado para sumar seis unidades, de 18 posibles, algo más del 33 por ciento y lejos de la zona prometida.

"Tuvimos una en los primeros minutos, pero tenemos que generar más oportunidades de gol, hemos tenido algunas, pero necesitamos más para poder concretar, porque lo hecho hasta el momento no nos ha alcanzado para ganar", señaló Carlos Bustos, quien ya se ve apurado porque los resultados no llegan y su crédito se está terminando.

Omar Bravo es el que más oportunidades ha tenido, dos claras contra Jaguares, una más contra Pumas, un mano a mano contra Veracruz y un remate de cabeza que coqueteó con el ángulo de Chuy Corona. Bravo ha fallado cinco oportunidades que para él son de rutina. Bravo, pese a su pelea con el gol se mantiene como indiscutible en el puesto, pues Carlos Bustos le ha respetado su jerarquía. 

Por su parte, Aldo de Nigris, es el sacrificado en todos los sentidos. Baja mucho del área grande para pelear pelotas, en el juego contra Cruz Azul parecía el segundo contención, apoyando a Israel Castro.

El caso de Carlos Fierro es diferente, a sus 21 años, ha dado muestras de que no está ni cerca de la consolidación. Fue titular dos partidos, tiene velocidad, gambeta y atrevimiento, pero no tiene gol, ni puntería. Contra Cruz Azul comandó un contragolpe y terminó en el suelo, ni tiró, ni centró, ni al marco fue el disparo. 

La delantera de Chivas refleja el mal momento que vive en todos sus sectores. La división por el poder, la ausencia de compromiso de algunos jugadores y esto va empezando y no se ve cómo cambie el rumbo de este torneo. 

Jesús Hernández Téllez