19 de enero de 2015 / 12:06 a.m.

Aún con el mal paso que arrastran de temporadas atrás y situación en la que se encuentran en el descenso, la afición de Chivas está ahí para apoyar en el partido ante los Pumas.

Las avenidas de acceso al estadio lucen congestionadas, debido a que también reaparecen las barras oficialmente y el control de seguridad alenta el paso. Hoy el inmueble está bajo supervisión de las autoridades para evaluar las medidas de seguridad que se tienen, esto para que no haya hechos de violencia en ningún estadio de los equipos de Jalisco.

La tarea es difícil, los barristas del Rebaño ingresan al partido alcoholizados, pues desde las rutas de transporte colectivo que llegan al Estadio, como el Pretren y la ruta 380, ingieren bebidas embriagantes, sin que nadie se los niegue.

Las barras del Guadalajara realizaron una caravana para celebrar su reaparición, pero fueron detenidos a unos 300 metros del estadio para revisión.

No serán los únicos. La gente de Pumas también llegó, pues hasta el momento unos seis autobuses y cuatro camionetas llegaron de la capital del país.

Aunque el ambiente pinta bien para las gradas, la expectativa queda en los aficionados de ver si su equipo puede culminar la fiesta con un marcador que los saque del fondo de la tabla de cocientes.

MIGUEL RODRÍGUEZ