31 de agosto de 2014 / 02:37 p.m.

Descenso en rojo y blanco. Chivas llega a la jornada siete con números rojos y la victoria del Puebla los pone contra las cuerdas. El curso se pone en riesgo ante los Cementeros y es que una derrota en manos del Cruz Azul dejaría a Carlos Bustos fuera del equipo y a Rafael Puente tambaleándose. A las 17:00 horas partido de alta tensión, el Rebaño se juega la vida desde la fecha siete y los fantasmas del descenso asoman el Omnilife.

El Rebaño vive el peor momento de su historia y es que nunca antes había estado tan cerca del descenso como ayer por la tarde cuando el Puebla venció al Morelia. Chivas y su inversión millonaria se la juegan ante un Cruz Azul herido, ante un equipo tocado que vive una pequeña crisis por la derrota en Panamá, pero que no deja de tener un alto grado de dificultad.

A Carlos Bustos se le acabó el crédito, el ultimátum es un hecho o le gana a los de. La Noria o se va, no hay de otra. El descenso no es una broma y hoy más que nunca Chivas se quema por la cercanía con el infierno.

Puebla llegó a 77 unidades en la lucha por la permanencia y el Rebaño si pierde quedaría por debajo de los Camoteros, pero hay bemol de plusvalía que puede pesar en este momento.

Chelís y sus jugados cada año se la juegan en el descenso, siempre en la línea entre la vida y la muerte, mientras que en Chivas cierran los ojos y son bombardeados por un discurso que dice que "las formas sí importan y que no se debe ganar como sea".

Chivas volverá a hacer modificaciones, pues el ataque no convence y hay quienes apuestan por una delantera inédita con Bravo y De Nigris en la banca y Nápoles y Fierro acompañando a Reyna. Experimentos desesperados en medio de la crisis de resultados e identidad.

La ausencia de gol es tal que en la Copa MX ni Bravo, ni Aldo, ni Reyna pueden convertir, los que hacen los goles en el torneo de mitad de semana son los convidados al banquillo, como Giovani Hernández Neri, Kristian Álvarez y David Toledo, por cierto, ninguno de ellos es centro delantero. Ni en. Liga, ni en Copa.

Chivas está lejos del América, Rayados y Atlas y tan cerca de Puebla y UDeG, pero este compromiso puede marcar el despertar del gigante o el fin de una efímera época de Carlos Bustos. El semestre se juega en casa y contra la Máquina. Un guión que parece película de terror.

JESÚS HERNÁNDEZ TÉLLEZ