22 de junio de 2014 / 08:23 p.m.

El Mundial de Brasil marcaba el final de una etapa con el adiós de referentes de la época dorada del fútbol español como Xavi Hernández, David Villa y Xabi Alonso. Se habrían marchado siendo campeones o eliminados a las primeras de cambio. Una nueva generación brillante llama a la puerta de la Roja.

El 4 de septiembre en Saint Denis, el escenario donde por última vez la 'generación de oro' del fútbol español ofreció su verdadera imagen, la que le guió a los éxitos en dos Eurocopas y un Mundial, el día que se jugaba su presencia directa en Brasil 2014, será donde dará el primer paso la nueva selección española.

El éxito de la sub-21, ganadora de dos Europeos consecutivos, es el motivo que invita a la esperanza tras un derrumbe inesperado de la absoluta, con la peor de sus participaciones en un Mundial cuando defendía el título de campeón.

Todo estuvo en las botas de David Silva. Con 1-0 ante Holanda en el estreno. En los únicos momentos en los que estuvo en pie la campeona del mundo, sin encontrar la brillantez del pasado pero por delante en el marcador gracias a un penalti materializado por Xabi Alonso. El isleño optó por picar el esférico y su error precedió al tanto del empate de Robin Van Persie. De matar el duelo, al inicio de una caída que no ha tenido red.

Terminará mañana, ante Australia, en un encuentro que sirve de despedida a unos jugadores que tendrán el reconocimiento y el respeto eterno del fútbol español. Xavi Hernández, el padrino del estilo, Xabi Alonso, capitán general del barco, y David Villa, máximo goleador de la historia de la Roja, dirán adiós.

A ellos se pueden sumar en la renovación que se llevará a cabo por Vicente del Bosque o su heredero si presenta la dimisión. Tras Álvaro Arbeloa, le puede llegar el turno a jugadores como Pepe Reina o Fernando Torres, que han estado en los éxitos y no quieren renunciar a seguir disfrutando de su selección.

Lleva razón Del Bosque cuando señala que la media de edad de la Roja no es alta. Pese al fracaso la renovación no tiene que ser tan profunda. Jugadores que han triunfado en las categorías inferiores como Thiago Alcántara, Koke Resurrección, César Azpilicueta o Isco Alarcón ya son presente de la absoluta. También Marc Bartra, Alberto Moreno y Ander Iturraspe, que serán los primeros en entrar.

En el futuro nombres como Dani Carvajal e Íñigo Martínez reforzarán una defensa joven en la que con el liderazgo de Sergio Ramos y Gerard Piqué se pueden mantener sin problemas Jordi Alba o Raúl Albiol. Con Thiago, Koke, Iturraspe e Isco más la opción de Ander Herrera y la juventud de Javi Martínez y Sergio Busquets hay garantías en el centro del campo.

Y con el maestro Andrés Iniesta al mando, la magia tiene herencia con Isco, a Navas se le suman extremos puros como Jesé Rodríguez o Gerard Deulofeu, y en punta con la llegada de Diego Costa ya hay nueve para años, y sin olvidar a Álvaro Negredo y Fernando Llorente, aspirarán a hacerse un hueco goleadores como Rodrigo o Álvaro Morata en función de su crecimiento.

Es la reconstrucción que se iniciará en cuanto mañana España cierre su participación en el Mundial 2014. Llegará tras resolver la situación de Del Bosque que tendrá el futuro en sus manos. La Real Federación Española de Fútbol quiere que sea el técnico que haga la transición, entiende que es el que mejor conoce a las jóvenes promesas y cumplir lo firmado hasta la Eurocopa 2016 a la que la Roja llegará con una brillante generación.

AGENCIAS