22 de febrero de 2013 / 02:14 p.m.

 La investigadora Melba Ketchum, que desde 2010 asegura tener pruebas científicas de la existencia del Yeti, ha publicado sus resultados esta semana que determinan que esta criatura es un cruce entre un homínido y una homo sapiens que se habría producido hace 15 mil años.

NEGOCIO O CIENCIAEl trabajo fue publicado en la revista De Novo que, según otros medios de EU, fue comprada por la propia investigadora para sacar a la luz su trabajo, hecho que le resta credibilidad ante la comunidad científica, pues el trabajo de Ketchum no se somete a revisión y evaluación por otros especialistas que avalen los resultados.

En dicha revista aseguran que los datos de Ketchum se basan en muestras de ADN, pero para conocer el estudio en profundidad, los usuarios deben pagar 30 dólares para acceder al contenido.

Entre las informaciones que han trascendido, destaca que Ketchum está apoyada por expertos forenses que han vagado por América del Norte recogiendo muestras para probar sus hallazgos.

Además, apuntan a que las secuencias de ADN recogidas de estas especies están estrechamente relacionada con la de los humanos.

En mayo de 2012 un equipo de la Universidad de Oxford y de la Universidad de Lausana también anunciaron el inicio de un estudio que incluía pruebas genéticas para probar la existencia del Yeti. Para lograrlo, los expertos recogieron restos orgánicos que podrían pertenecer a la criatura en los lugares donde algunos excursionistas han asegurado haberlo visto.

Según ha indicado uno de los autores, Bryan Sykes, la idea de este trabajo surgió a raíz de “los numerosos informes engañosos y excéntricos que existían” acerca del fenómeno del Yeti. “Decidimos dar al caso un enfoque sistemático y utilizar los últimos avances en las pruebas genéticas”.

No obstante, el equipo de Ketchum no informa que dichas pruebas de ADN hayan sido revisadas por otros científicos —requisito indispensable para una publicación— y la revista De Novo ni siquiera aparece en el Science Citation Index, un listado que mide el impacto de ese tipo de publicaciones entre los expertos.

 — EP Y REDACCIÓN