27 de mayo de 2013 / 01:52 p.m.

Un grupo de científicos encabezados por Bruno Barberis y John P. Jackson solicitaron al papa Francisco estudiar, de nueva cuenta, el sudario de Turín, la reliquia donde se plasma el rostro de Jesús, para responder al misterio de cómo llegó esa imagen al lienzo.

Bruno Barberis, director del Centro Internacional de Sindonología de Turín, y Jonh P. Jackson, ex investigador de la NASA que en 1978 trabajó sobre ese manto, explicaron a MILENIO que los resultados dados a conocer hace más de 30 años deben ser revisados y contrastados con nuevas tecnologías, ya que se cometieron errores al utilizar carbono 14 y un trozo del sudario contaminado que arrojaron versiones contrastantes, entre éstas, que la imagen había sido efectuada por un artista o un falsificador mil años después de la muerte de Jesús.

John P. Jackson, doctor en física, examinó en 1978 el manto con un equipo de 30 científicos norteamericanos; sin embargo, consideró que los resultados, dados a conocer en 1988, deben evaluarse con la nueva tecnología porque en la tela ""hay elementos que nada tienen que ver con la supuesta mano de un artista o de un falsificador.

""Hay muchos argumentos que muestran que la sábana es más antigua que los resultados de la datación por radiocarbono. Actualmente, pienso que hay serios argumentos para pensar que la datación con radiocarbono fue problemática"", comentó Jackson.

""La prueba carbono 14 fue precipitada .El creador de este método desestimó su uso porque consideraba que la tela estaba muy contaminada, estuvo en el saqueo de Constantinopla y en un incendio en 1532... Además, ahora se sabe que una parte del tejido que estaba remendado y en la prueba dio un resultado erróneo"", abundó Adolfo Orozco, investigador de la UNAM y director del Centro Mexicano de Sindonología.

Los científicos coincidieron en que actualmente se cuenta con técnicas que permiten eliminar la contaminación. ""Los estudios demostraron que en la sábana hay polen de plantas que sólo crecen en Palestina y se encontró en el párpado derecho del ojo de la sábana el rastro de una moneda que tiene la forma y el tamaño de las emitidas por Poncio Pilatos en el año 28, acuñación que Calígula destruyó en el 37"", argumentaron.

""Otro aspecto es que la imagen grabada es en negativo... Los mismos que usaron el carbono 14 desecharon sus estudios y piden que se realicen nuevos"", dijeron.

""Si es Cristo o no, bueno, eso no necesariamente va a cambiar la fe católica. Lo cierto es que el único antecedente que tenemos es que en esa manta hay sudor, sangre, pedazos de carne y bigote de un hombre, conforme a los análisis de los médicos forenses"", añadió Barberis.

El director del Centro Internacional de Sindonología Turín informó que primero se le hizo formalmente la petición a Benedicto XVI de que prestara el manto, pero debido a su retiro ahora ya se hizo la solicitud a Francisco, con el argumento de que se requieren nuevas investigaciones basadas se en las nuevas tecnologías.

""Hasta la fecha la ciencia no ha podido responder como se formó la imagen. Se tiene que hacer una investigación más profunda al respecto"", señaló.

Barberis concluyó: ""Una vez que logremos el permiso se conformará un comité para instalar un laboratorio científico donde se encuentra el manto sagrado"".

— BLANCA VALADEZ