26 de mayo de 2013 / 07:59 p.m.

México • Científicos del Instituto de Biotecnología y del Instituto de Fisiología Celular desarrollan un anticonceptivo masculino reversible, no hormonal, que no genera efectos secundarios.

El grupo liderado por Alberto Darszon Israel han identificado los canales iónicos CatSper (de calcio) y Slo3 (de potasio), que son exclusivos de los espermatozoides, y necesarios en la regulación de su movilidad, trayecto hacia el óvulo femenino, así como en su fecundación.

Darszon Israel y sus colaboradores (Claudia Treviño, Lourival Possani, Alejandro Alagón y Arturo Hernández Cruz) buscan moléculas específicas que supriman la acción de ambos canales y así lograr infertilidad reversible en los varones.

Actualmente, casi todas las compañías farmacéuticas del mundo han cerrado sus departamentos de investigación en reproducción, pues consideran que la relación costo/beneficio en esa área no es adecuada a sus intereses.

Canales iónicos, señales eléctricas

Las células invierten una buena parte de su energía para generar diferencias en la concentración de iones (átomos con carga eléctrica) en su interior y exterior. Los canales iónicos permiten el flujo rápido y regulado de los iones a través de las membranas que separan el interior y el exterior celular, explicó Darszon.

“Al abrirse y cerrarse en respuesta a señales del exterior o internas, cambian la situación eléctrica de la célula o los niveles de segundos mensajeros como el calcio, que gobiernan el comportamiento celular. El funcionamiento correcto de los canales es crucial para que los animales perciban el mundo externo y para el funcionamiento adecuado de sus órganos”.

La estrategia de inhibir dos canales, uno de calcio y otro de potasio, exclusivos de los espermatozoides, inscribirá al anticonceptivo mexicano en los llamados fármacos de blanco molecular.

Redacción