2 de octubre de 2014 / 07:07 p.m.

El Rapid Viena, de la liga austriaca, sorprendió al mundo del futbol con la curiosa invitación que realizo a sus fans.

Los aficionados fueron invitados a la demolición del estadio, en la cual participarían desatornillando asientos, cortando las redes y agujerear las paredes.

El conjunto europeo pronto cambiara de estadio, siendo este el motivo para la llamada "Fiesta de la Demolición".

Esta fiesta se llevara a cabo el sábado, todas las herramientas serán proporcionadas por el club.

Para participar los fanáticos deberán pagar 19.77 euros para desatornillar un asiento, 5 por un pedazo de césped o 18.99 por cortar un trozo de red.

RAFAEL RIVERA