28 de abril de 2013 / 03:48 p.m.

México • Hace más de medio siglo, el trompetista Booker Little afirmaba que sus ideas sobre la dirección que debía tomar el jazz tenían que ver con "el hecho de que debe ponerse menos énfasis en el exhibicionismo técnico y más en el contenido emocional, en lo que podría ser llamado 'la humanidad en la música' y la libertad de decir todo lo que quieras".

En el 2013 ambas tendencias coexisten y no hay indicios de que una vaya a imponerse a la otra, aunque la parte exhibicionista es, con mucho, la más favorecida. En México la celebración, el próximo martes, del Día Internacional del Jazz brinda la oportunidad de constatar tendencias, estilos, actitudes y verificar una escena musical que, muchas veces golpeada, es vital.

Esa noche, por primera vez, los clubes de jazz de la Ciudad de México se unirán para "fomentar la idea de que no solo se trata de un género musical, sino que también el jazz contribuye a la construcción de sociedades más incluyentes", informan en un boletín.

La fiesta se llevará a cabo el martes en El Convite, Centenario 107, Centro Cultural de España, The Jazz Base, Film Club Café, Las Musas de Papá Sibarita, Zinco Jazz Club, Pizza Jazz, Jazzorca y otros (programación en www.contratiempojazz.com).

Alberto Aguilar, impulsor junto con su hermano Edgardo de esta celebración, dice que la idea surgió hace un par de años. "Existe la idea, errónea, de que los clubes no podemos hacer algo juntos, y qué mejor pretexto que el Día Internacional del Jazz. Los clubes son la escena cotidiana del jazz y, desde hace algunos años, la Ciudad de México tiene una oferta muy amplia para escuchar este género".

El propósito de la celebración, afirma Alberto, es que la gente "conozca que hay jazz todos los días: los fines de semana, martes, miércoles... Esto sucede desde hace tres o cinco años, lo que antes no era posible. Se ha creado una escena entre todos: músicos, clubes, público y algunos difusores de esta música. Los músicos han llegado a un nivel bastante aceptable, hay cosas muy buenas y otras que les falta, pero se está desarrollando una escena interesante. La idea es que la gente consuma esta música y se dé cuenta de que cuesta, que el músico no trabaja gratis".

XAVIER QUIRARTE