REDACCIÓN
31 de julio de 2014 / 09:47 p.m.

Puede ser que el calor de esta época sea insoportable, pero tal vez no tanto para justificar lo que el coach de los Vaqueros de Dallas hizo con varios de sus jugadores al lanzarles tinas de agua congelada.

Mike Pope, entrenador de los alas cerradas del conjunto texano, sorprendió a propios y extraños al finalizar el entrenamiento, en Oxnard, California, cuando empezó a bañar a varios elementos.

¿Por qué lo hizo?

De acuerdo a sus declaraciones a una televisora de Dallas, el entrenador expuso que fue una parte del mismo entrenamiento.

"Concéntrate en el balón, no pestañees, no cierres tus ojos", expresó Pope en la entrevista, "todo tiene que ver con esto, si ellos (jugadores) no pueden hacer su trabajo con distracciones, entonces no pueden jugar".

Así es que esta peculiar acción no fue fortuita, sino planeada por el entrenador, habría que preguntarles a los jugadores si disfrutaron los baldazos de agua congelada en sus cuerpos