16 de julio de 2013 / 01:16 p.m.

Argentina• La faena de vacas preñadas es poco rentable para los productores, es por ello que el gobierno argentino repartirá a los productores locales miles de unidades del Dispositivo Intrauterino Bovino (DIUB), pensado para evitar las pérdidas de rendimiento causadas por esos embarazos no deseados.

Con el objetivo de maximizar la productividad de su ganado, el Ministerio de Agricultura argentino —un importante exportador conocido mundialmente por la calidad de su carne— lanzó en junio un programa para ampliar el uso del DIUB, inventado por un veterinario local.

“El gran beneficio es la anticoncepción para vacas que ya han tenido cría y finalizado su ciclo reproductivo y van a la faena. La anticoncepción garantiza que la hembra trabaje no preñada”, dijo el inventor del dispositivo, Enrique Turín, un veterinario oriundo de Santa Fe, una importante provincia ganadera al norte de Buenos Aires.

Al evitar el embarazo, el DIUB —cuyo mecanismo contraceptivo es prácticamente idéntico al del DIU utilizado en humanos— favorece que la vaca gane peso y mejore su rendimiento a la hora de trabajar.

“En Argentina hay un problema que es que hay un alto porcentaje de vacas que llegan preñadas a la faena. También sucede esto en Brasil, Colombia, Paraguay”, dijo Turín.

Por el sistema de ganadería extensiva, tradicionalmente el más usado en Argentina, los productores tienen menor control de sus bovinos y los animales están más expuestos a embarazos no planificados, explicó el experto.

El DIUB ha sido exportado a ganaderos de otros países sudamericanos que sufren de un problema similar y a España, tras haber conseguido la aprobación de la Comunidad Económica Europea.

La masificación del método se da en momentos en que el rodeo del país se ha reducido como consecuencia de graves sequías y de políticas regulatorias oficiales sobre los precios, muy criticadas por los productores, lo que afectó la oferta doméstica de carne.

El momento parece el indicado para intentar aprovechar al máximo el potencial productivo de las vacas argentinas.

“El objetivo del presente programa es reducir el porcentaje de hembras bovinas preñadas que anualmente son destinadas a faena, derivando en pérdidas económicas, tanto para la producción como para la industria cárnica nacional”, dijo el gobierno en la norma con la que lanzó la nueva política.

Así, el Ministerio de Agricultura comprará 220 mil dispositivos anualmente para entregarlos a los productores.

Otra ventaja del tratamiento anticonceptivo de Turín es su bajo precio de 3 dólares por vacuno.

“La relación costo-beneficio es favorable. Evitando pérdidas, ya se paga el tratamiento y sobra”, dijo el experto.

REUTERS