19 de abril de 2014 / 01:38 a.m.

Incluso cuando la NBA se prepara para un draft que podría estar encabezado por jugadores de primer año de universidad, el comisionado de la liga, Adam Silver, sigue comprometido a mantenerlos en la escuela.

Tanto, que el presidente de la NCAA, Mark Emmert, fue invitado a discutir su interacción con los dueños.

Silver ha actuado cautelosamente en lo referente a potenciales cambios en áreas como el formato de la lotería y la estructura de los playoffs, pero dejó en claro que elevar la edad límite del draft para abolir el llamado "uno y fuera" es una de sus prioridades.

Se espera que los jugadores de primer año Andrew Wiggins de Kansas y Jabari Parker de Duke estén entre las primeras cinco selecciones en el draft de junio, pero Silver cree que los equipos elegirán a esos jugadores inexpertos debido al sistema actual y no porque sean de su preferencia.

"El hecho de que nuestros equipos seleccionarían a esos jugadores si vinieran directamente de la secundaria como antes o con un año de universidad no significa, creo, que un cambio sea necesario", dijo Silver el viernes.

El límite de edad, que requiere que los jugadores nacidos en Estados Unidos tengan 19 años y hayan culminado sus estudios de secundaria al menos un año antes, fue implementado en 2005 para crear un sistema en que los jugadores simplemente jugarían a nivel universitario durante un año y luego se declararían elegibles para el draft. Silver y su predecesor, David Stern, han manifestado su deseo de incrementar el límite de edad a 20 años. Pero no se hizo ningún cambio, que tendría que ser discutido con el sindicato de jugadores, durante la más reciente negociación del acuerdo colectivo de trabajo en 2011.

Silver dijo que era improbable un cambio para la siguiente temporada, y un periodo de transición sería necesario en caso de cambiarse la regla. Mientras tanto, quiere que la NCAA participe en el debate, por lo que Emmert se dirigió a los dueños durante dos días de reuniones.

Al frente de su primera junta de consejo desde que reemplazó a Stern en febrero, Silver parece dispuesto a considerar cualquier cambio que mejore la liga. Los dueños escucharon un debate sobre las formas de cambiar el sistema de lotería, que podría ser una manera de borrar los deseos de perder a fin de tener una mejor posibilidad de quedarse con la primera selección del draft.

Silver señaló que también se discutió el rediseño de la estructura de los playoffs, en donde clasificarían los 16 equipos con las mejores fojas en lugar de los mejores ocho de cada conferencia. Phoenix, que terminó noveno sitio en la Conferencia del Oeste con 48 triunfos, habría terminado empatado por el tercer sitio en la Conferencia del Este.

AP