REDACCIÓN
4 de septiembre de 2014 / 02:19 p.m.

El jugador de la Real Sociedad, Iñigo Martínez, se llevó un buen susto al perder el control de su coche en una curva a la salida de un túnel y chocarse de forma lateral contra una roca del acotamiento de la carretera.

El accidente tuvo lugar a las 20.30 horas del 2 de septiembre en la carretera que separa las localidades de Mutriku, donde estuvo comiendo con algunos compañeros de equipo y con el exrealista Illarramendi, y Ondarroa, su localidad natal, a la que se dirigía.

El central donostiarra aprovechó el día libre del equipo "Txuriurdin" para comer junto a sus compañeros Ansotegi, Zubikarai, el mexicano Carlos Vela y Markel Bergara y el madridista Illarramendi, que se quedó lunes y martes en su pueblo tras jugar el domingo en Anoeta.

Tras la comida, Iñigo se fue con su Audi R8 de vuelta a casa y tuvo el percance justo antes de llegar a su pueblo, una carretera que conoce de memoria ya que pasa por ella a diario.

Tras el accidente, un amigo de Iñigo se encargó de las gestiones de llamar a la grúa para la retirada del vehículo mientras que el jugador se iba en el coche de Carlos Vela, que iba detrás cuando se produjo el accidente, al ver que se acercaban muchos curiosos al lugar del siniestro al saber que se trataba del coche del jugador realista.

A pesar de lo aparatoso del accidente, Iñigo se entrenó ayer con normalidad en Zubieta y todo quedó en un susto serio. El hecho de que el choque no fuera frontal dejó en anécdota el accidente ya que el jugador resultó ileso.