18 de abril de 2014 / 03:09 a.m.

Rio Mais, el consorcio que construye los escenarios en la principal sede olímpica, ubicada 25 kilómetros (15 millas) al oeste del centro de Río, dijo que no se prevén más paros. Los trabajadores regresaron brevemente a sus labores el miércoles, pero los líderes sindicales fomentaron que se retiraran unas horas después.

Unos 2.300 obreros habían abandonado sus labores desde el 3 de abril para cabildear por mejores salarios y más prestaciones. La huelga se sumó a los retrasos en la organización de los primeros Juegos Olímpicos en Sudamérica, que fueron objeto de duras críticas la semana pasada de parte del Comité Olímpico Internacional.

El viernes y el lunes son festivos nacionales en Brasil. El miércoles también es un festivo local en Río de Janeiro.

Los organizadores de Río tuvieron otra buena noticia durante la jornada.

El jueves se recibieron propuestas de licitación para el complejo Deodoro, largamente retrasado, el segundo grupo de escenarios más grande para las justas de Río. El alcalde de la ciudad, Eduardo Paes, dijo que prevé que la construcción comience en el segundo semestre del año, y se espera que los trabajos concluyan apenas unas semanas antes de la inauguración, el 5 de agosto de 2016.

"No tenemos margen de maniobra", dijo Paes el miércoles. "No podemos cometer un solo error. Pero todavía hay tiempo para terminarlo".

Deodoro, una zona decaída en el norte de Río de Janeiro, será la sede de eventos como el tiro, el hockey sobre césped, la equitación, el piragüismo y el ciclismo BMX. Algunos partidos de basquetbol también se jugarán allí.

Los organizadores locales han reconocido el retraso en Deodoro, que está siendo construido por el gobierno municipal de Río.

Nawal El Moutawakel, el jefe de los inspectores del COI, dijo el mes pasado que "hasta que no se empiece, Deodoro sigue siendo un proyecto bajo una intensa presión".