17 de enero de 2013 / 04:59 p.m.

Cinco años después de los hechos, una mujer española fue condenada a dos años de cárcel por haber comprado comida y pañales para sus dos hijas con una tarjeta de crédito que encontró dentro de una carteta mientras caminaba.

Cuando Emilia Soria, una valenciana de 27 años, encontró la tarjeta no dudó acudir a un supermercado para comprar comida ya que se encontraba sin trabajo y sin pareja.

Se gastó casi 200 euros y al ver que no le decían nada, volvió a hacer otra compra, pero por valor de 250 euros. En el supermercado sospecharon y no se la dispensaron, por lo que decidió acudir a otro autoservicio donde la pillaron.

Tras hacer servicios para la comunidad y pagar la multa, está a punto de ingresar en prisión ya que se supera en dos años la condena que se le impuso entonces.

"“No tenía comida, a mi me da igual porque podía comer pan con aceite y sal, pero mis niñas necesitan muchas cosas. Y una niña abre la nevera y no tiene comida y se te cae el alma al suelo”", declaró Emilia a dos semanas de ingresar a la cárcel para cumplir la condena impuesta.

Explicó que ha pedido el indulto pero no quieren esperar a que se resuelva, "“me quieren meter presa ya"”, dijo.

La noticia ha indignado a los valencianos y a una parte importante de España, sobre todo luego de que a diario en el país se conocen casos de supuesta corrupción de políticos. El último se dio ayer cuando un juez de la Audiencia Nacional descubrió que el ex tesorero del gobernante Partido Popular tenía varias cuentas en Suiza por valor de 22 millones de euros y las retiró tras verse imputado en la trama Gürtel, una presunta trama de corrupción que involucra a varios políticos del PP.

— JOSÉ ANTONIO LÓPEZ