7 de abril de 2013 / 02:47 p.m.

Pekín • Las autoridades de Shanghái confirmaron dos nuevos casos de infección con la cepa H7N9 del virus de la gripe aviar, con lo que el número total de afectados por la enfermedad en China se eleva a 18, de los que han fallecido seis.

Los dos nuevos enfermos, de 66 y 74 años, comenzaron a mostrar los síntomas de la enfermedad a finales del mes pasado y en los últimos dos días les fue diagnosticada neumonía, informó la agencia Xinhua, que citó a la comisión de Salud de Shanghái.

Tres ciudades del este de China (Shanghái, Hangzhou y Nanjing) cerraron la mayoría de sus mercados de aves, detuvieron su comercialización y dos de ellas empezaron a sacrificar ejemplares.

La primera en tomar estas medidas fue Shanghái, la más afectada por el mortífero virus y donde las autoridades confirmaron la presencia de la cepa en otras 19 muestras recogidas en varios mercados de aves vivas, cerrados desde ayer.

De esas 19, ocho muestras fueron extraídas de pollos y de los alrededores de la zona en la que se halló por primera vez el virus en una paloma el jueves, el Mercado Mayorista de Productos Agropecuarios de Huhai, según Xinhua.

Las otras muestras que contienen el virus mortífero fueron recogidas en otros dos mercados ubicados en el cercano distrito de Minhang.

La metrópolis, la más poblada de China con más de 24 millones de habitantes, se despertó ayer con centenares de mercados de aves vivas cerrados, donde el día anterior se habían sacrificado 20 mil 536 pollos, patos, gansos y palomas como medida de precaución.

Las autoridades de Shanghái no tardaron en suspender la comercialización e importación de aves de corral, como posteriormente anunciaron otras ciudades, todas en el este de China.

El resto de los 18 afectados por el virus permanecen hospitalizados y algunos se encuentran en estado crítico, aunque dos de los ingresados en Shanghái muestran mejorías.

 EFE