17 de febrero de 2014 / 12:58 a.m.

La Conmebol no tolerará los actos de discriminación, advirtió el domingo el uruguayo Eugenio Figueredo, presidente del organismo continental, al confirmar que la comisión de disciplina investiga los insultos racistas de un sector de la hinchada del equipo peruano Real Garcilaso contra un futbolista del Cruzeiro de Brasil en un partido de la Copa Libertadores.

"La discriminación no es del fútbol, transgrede sus principios", dijo Figueredo en la página digital de la Conmebol. Añadió que los actos racistas atentan contra una convivencia tolerante.

El jugador de Cruzeiro Tinga, quien militó en el Borussia Dortmund de Alemania y fue campeón de la Libertadores con el Internacional de Porto Alegre, ingresó al partido en el segundo tiempo. Fue perceptible que, a su ingreso y cada vez que tocaba el balón, algunos hinchas emitieron chillidos semejantes a los de un mono.

La presidenta brasileña Dilma Rousseff se solidarizó el jueves con el futbolista, quien es negro, y tuiteó que "el deporte no puede jamás servir como escenario para el prejuicio".

Figueredo secundó esas afirmaciones en contra del racismo.

"No toleraremos la discriminación en Sudamérica, todo acto mezquino que menoscabe al ser humano merece la más dura condena. Lamentamos toda situación de esa índole", advirtió.

El directivo especificó que "con los elementos de juicio y por los conductos correspondientes se aplicará el reglamento por el cual están sujetos asociaciones y clubes de la Confederación Sudamericana de Fútbol".

Cruzeiro, campeón brasileño en 2013, perdió 2-1 ante Real Garcilaso en Huancayo, en su debut en el Grupo 5 de la Copa Libertadores.

AP