24 de diciembre de 2013 / 01:46 p.m.

Rhema Marvanne perdió a su madre en el 2008, tras una lucha contra el cáncer de ovario.

La pequeña de tan sólo siete años grabó un año después “O Holy Night” de una manera verdaderamente conmovedora.

La pequeña comentó a un periódico, que cuando canta piensa en su madre y que quiere llevar su regalo a las personas que están tristes para hacerlos felices otra vez.

Escúchelo:

Redacción