30 de julio de 2014 / 05:21 p.m.

Julio Humberto Grondona de 82 años, fue dirigente de la Asociación del Futbol Argentino desde 1979 y vicepresidente de la FIFA, donde ha sido miembro desde 1988.

Grondona inició su carrera como dirigente en el futbol en 1956, cuando ocupó la presidencia del Club Arsenal de Sarandí durante 1957 hasta 1976; su vida siguió ligada al futbol argentino cuando tras dejar al Arsenal se convirtió en el nuevo presidente del Club Atlético Independiente.

Con Independiente ganó los títulos de Campeón Nacional en 1977 y 1978, la primera frente a Talleres y la segunda ante River Plate, fue aquí cuando Julio Humberto dio paso para estar al frente de la Asociación del Futbol Argentino (AFA).

Un año después de que la selección albiceleste consiguiera su primera Copa del Mundo, en 1979, la AFA durante la dictadura, lo designó como presidente, al mismo tiempo seguía siendo cabeza del club Independiente, el cual dejó en 1981 para estar de lleno en los trabajos con la AFA, donde hasta este 2014 cumplió con sus labores.

Sus controversias

Grondona no sólo ha sido conocido por lo que ha hecho como presidente de la AFA, sino por la polémica que ha marcado en su historia.

Durante su mandato en el Arsenal, fue suspendido un año por la AFA tras agredir a un árbitro, lo que le impidió ser candidato para la presidencia de la AFA en 1970.

En 2003 también fue blanco de críticas tras declarar sobre el por qué no había árbitros judíos en el futbol argentino: "los judíos no llegan a ser árbitros de primera división en la Argentina porque el mundo del futbol es algo difícil, trabajoso y a los judíos no les gustan las cosas difíciles", declaró para el reportero Ramiro Sánchez Ordóñez, quien tras hacerle esta pregunta fue censurado y despedido.

Para el torneo del 2010, los equipos del Torneo Argentino A pidieron un aumento salarial, esto por lo que implicaba los costos del campeonato, pero Grondona rechazó la petición diciendo que a él no le importaba un carajo si ellos jugaban o no, por eso había echado a Maradona.

Su última controversia fue en 2011, cuando el empresario Carlos Ávila lo acusó de fraude, asegurando tener pruebas y videos que comprometían al Presidente, y donde también era culpable de amenazar de muerte al periodista Alejandro Fantino.

LA AFICIÓN