29 de mayo de 2013 / 02:35 p.m.

Cuando el físico teórico británico Peter Higgs y el belga François Englert hablaron por primera vez y por separado de la existencia del que terminó popularizándose como "bosón de Higgs", el primero tenía 35 años y el segundo 32.

Tuvieron que pasar casi 50 años (julio de 2012) para que estos dos pioneros -además del ya fallecido Robert Brout- vieran confirmada por el CERN (centro europeo de física de partículas) su teoría: la existencia de una partícula con la que interactúan otras que hace que, en ese mecanismo, adquieran una masa determinada.

El 4 de julio de 2012, el CERN confirmó su existencia mediante la experimentación en el gran colisionador de hadrones (LHC).

Considerado por los expertos como el mayor descubrimiento en la historia de la comprensión de la naturaleza, permite asomarse a la observación de lo que ocurrió inmediatamente después del Big Bang que precedió a la formación del Universo.

Estos dos investigadores, además del CERN, han obtenido hoy el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2013.

Peter Ware Higgs nació el 29 de mayo de 1929 en Newcastle, Tyne, Reino Unido.

Es hijo de un ingeniero de sonido que trabajó en la BBC y en 1950 se graduó en física con el mejor expediente en el King's College de Londres.

Tras doctorarse, fue colaborador de investigación senior en la Universidad de Edimburgo y, después de varios puestos en Londres, volvió a la Universidad de Edimburgo en 1960 como catedrático de física matemática.

Cuatro años después, en 1964, Higgs tuvo "una gran idea" y de ahí surgió su teoría sobre la existencia de una partícula o bosón.

Escribió dos artículos: el primero fue publicado por la revista europea "Physics Letters", que rechazó el segundo por ser poco relevante para la física.

Ese mismo año, el segundo artículo fue publicado por "Physical Review Letters", una importante publicación científica americana.

Higgs desarrolló en estos artículos la idea de que las partículas no tenían masa al comienzo del Universo y la adquirieron una fracción de segundo después, como resultado de la interacción con un campo teórico, ahora conocido como el "campo de Higgs".

Todas las partículas interactúan en este campo, incluida la nueva partícula -"el bosón de Higgs"-, clave para entender la formación del Universo.

En 1980, Peter Higgs accedió a la cátedra de Física Teórica en la Universidad de Edimburgo.

Otros físicos contribuyeron a lo largo de los años a la investigación sobre la existencia de la partícula.

El día 4 de julio de 2012, el astrofísico Stephen Hawking pidió el Premio Nobel para Peter Higgs porque los resultados del CERN confirmaron la existencia del "bosón de Higgs".

Hawking desveló que había hecho una apuesta con el físico Gordon Kane, de la Universidad de Michigan, defendiendo que la partícula de Higgs no se encontraría.

"Pero he perdido cien dólares", añadió Hawking, con una sonrisa de satisfacción por perder la apuesta.

Higgs es profesor emérito de la Universidad de Edimburgo, de donde se retiró en 1996.

François Englert (Bélgica, 6 de noviembre de 1932) se licenció en Ciencias Físicas en la Universidad Libre de Bruselas en 1958 y se doctoró al año siguiente.

En 1961 empezó a enseñar en la Universidad Libre de Bruselas, donde también dirigió el Grupo de Física Teórica desde 1980.

Desde 1998 es catedrático emérito y en la actualidad está vinculado con el Instituto de Estudios Cuánticos de la Universidad Chapman de California.

En agosto de 1964 publicó con Robert Brout un artículo en el que teorizaban el mecanismo de ruptura de simetría que implicaba la presencia de la partícula fundamental o bosón escalar.

Por su parte, el CERN es una organización internacional e intergubernamental, con sede en Ginebra (Suiza) y constituida por veinte Estados.

EFE