21 de abril de 2014 / 03:00 a.m.

El técnico venezolano de Xolos opinó que no han sido un gran equipo como visitante, pero que el resultado le permite preparar un gran cierre de torneo ante León como local.

 

El técnico de Xolos de Tijuana, César Farías, aseguró que con el triunfo ante Atlante, Tijuana se sacude la presión que tenía encima de no ganar fuera de casa en más de 20 partidos."De paso nos permite llegar fortalecidos mentalmente para enfrentarnos al último compromiso del torneo en casa ante León", afirmó.

"Con el triunfo ante Atlante, nos sacamos de encima más de 20 partidos que no podíamos obtener un resultado y es justo antes de entrar a la posibilidad de jugar la liguilla", indicó en conferencia de prensa.

El estratega venezolano expuso que ha sido un torneo muy arduo, disputado, de mucha paridad, que le ha permitido conocer a un gran grupo de jugadores que tiene Xolos, mientras el grupo pudo conocer la idea deportiva del cuerpo técnico que encabeza.

"En este tiempo tuvimos la oportunidad de conocernos a profundidad, no sólo en vídeos sino cómo son las características personales de cada uno de ellos, en un aprendizaje que nos sirve ahora para la nueva etapa a que se enfrentará el equipo", añadió.

Sobre el duelo ante Atlante, apuntó que lo enfrentaron con los mismos niveles de seriedad, que para Xolos era importantísimo ganar, que se trataba de una final para poder acceder a la lucha por estar en la liguilla.

Aunque puntualizó que todavía no tiene el pase a la postemporada, llegan con la confianza de que el equipo ha sido de los mejores como local, no sólo en el torneo regular sino en la Liga de Campeones de la Concacaf.

Opinó que Tijuana no ha sido un gran equipo como visitante, pero que el resultado le permite preparar un gran cierre de torneo ante León como local.

Asimismo, refirió que el primer objetivo del equipo es la liguilla, que si bien no está decretado que ya tengan la calificación, si mantienen la tendencia de ganar como local, tienen muchas posibilidades de avanzar en el torneo.

De Atlante, anotó que sabían que se enfrentarían a un rival fuerte, que tiene 18 puntos, que jugó un torneo con mucha presión por la circunstancia de salvar el descenso, pero que se trataba de buenos jugadores, bien dirigidos, que partido a partido generaban varias oportunidades de gol.

Además, continuó, el triunfo es doblemente valioso por la condición de jugar en una cancha pesada, con un clima extremo, pero que pudieron adaptarse a esa situación y a verse en desventaja antes de que concluyera el primer tiempo.

Sin embargo, consideró que "la gran actuación" del portero Adrián Zermeño, quien detuvo un penal al chileno Roberto Gutiérrez, coronó un buen partido de todo el equipo.

"Adrián Zermeño tuvo una tarde gloriosa que sus compañeros pudieron cerrar con goles y el triunfo para el equipo", recalcó.

NOTIMEX