17 de diciembre de 2013 / 11:52 p.m.

México.- En una sociedad de "hiperconsumo" los juguetes no han escapado a los intereses comerciales, olvidando el verdadero sentido que deben tener en el desarrollo de los menores, consideró la organización civil El Poder del Consumidor.

Al recordar la guía de juguetes que publica cada año en la época decembrina, señaló que el juguete se puede convertir en la primera mercancía de incorporación del menor a la sociedad de hiperconsumo.

"Los juguetes, como la mayoría de los artículos en esta era, están inmersos en la carrera de la innovación efímera, es decir, son la novedad del momento para de inmediato pasar de moda y ser desechados y sustituidos por otros más novedosos", expuso.

De esta manera, advirtió, se introduce a los menores al mercantilismo.

Resaltó que "así como la comida chatarra no alimenta y ha tendido a sustituir a las dietas tradicionales, contribuyendo a la epidemia global de obesidad, muchos de los juguetes que se publicitan tienen un sentido contrario a estimular el juego".

"Qué puede estimular un muñeco robotizado, qué puede estimular un videojuego violento en un niño que permanece absorto frente a una pantalla", cuestionó.

Culturalmente, resaltó, "los niños han venido perdiendo la tradición y el conocimiento para saber jugar, para encontrarse, para desarrollar diversos juegos, para inventarlos. Lo más común es que busquen un estímulo externo que los ocupe".

El Poder del Consumidor refirió que de acuerdo con especialistas, lo importante es el juego y la convivencia del menor con sus padres u otras personas, para que puedan ir haciendo lazos de convivencia.

Por ello, resaltó que lo ideal es regalarles juguetes que despierten su imaginación y no sólo juguetes electrónicos ni de personajes, porque con estos últimos van perdiendo su identidad al querer imitar a sus superhéroes.

De igual forma, se debe evitar juguetes que promuevan estilos de vida ajenos a quienes los reciben, artículos tóxicos o peligrosos para los menores y aquellos que fomenten la violencia.

Notimex