13 de noviembre de 2013 / 02:45 a.m.

Aguascalientes.- México tiene el liderazgo mundial en producción de antivenenos, derivado de la incidencia por picaduras de alacranes peligrosos que reportan 300 mil casos anuales en el país, afirmó Alejandro Alagón Cano, Investigador de medicina Molecular de la UNAM.

Entrevistado durante su participación en la Sexta Semana de Divulgación Molecular de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), añadió que nuestro país ha logrado desarrollar antídotos para serpientes africanas de la zona subsahariana, así como del Norte de África, Asia y Medio Oriente.

El también Premio Nacional de Ciencias y Artes 2005, expresó que "además de algunos contravenenos que se utilizan en Estados Unidos para las picaduras de serpientes de coral y alacranes peligros, uno de estos es el primero que fue avalado por la Food and Drug Administration (FDA)".

Comentó que derivado de las investigaciones realizadas en el país, se ha desarrollado un antiveneno para la picadura de la araña reclusa o violinista, que fue aprobado por la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), aunque todavía es de distribución muy limitada.

"Este fármaco limita el avance de las destrucción de piel y permite la recuperación de la persona y aunque sus efectos se pueden vislumbrar desde el momento de su aplicación, no se revierte el daño que ya ha sido causado por esta especie de arácnido", indicó.

Expresó que en México se tiene una plataforma de producción de antivenenos altamente refinados que tienen las cualidades de no ocasionar las reacciones secundarias que se presentaban en las primeras generaciones.

Alagón Cano mencionó que en el ámbito de la ciencia, los venenos también han sido estudiados para producir algunos tratamientos de enfermedades médicas y con beneficios en la producción agrícola.

Detalló que esta rama de la investigación ha sido menos recurrida debido a que existen procesos muy largos de estudio para llegar a un tratamiento adecuado con moléculas de venenos de animales ponzoñosos.

"Sin embargo existen al menos dos casos exitosos, uno de ellos derivado del veneno de una serpiente denominada nauyaca, el cual es uno de los medicamentos más eficientes como hipertensivo", afirmó.

Agregó que las moléculas de veneno del monstruo de gila que habita en los desiertos de Sonora y Arizona ha sido utilizado para el tratamiento de 20 por ciento de los pacientes diabéticos que no responden a la insulina.

Comentó por otra parte que derivado de los efectos del cambio climático, la construcción de casas habitación con ciertas carteristas favorables al desarrollo de insectos o animales ponzoñosos, así como la importación de especies vegetales, se ha derivado una migración de especies dañinas.

"Existen zonas en las que anteriormente no se presentaban estos animales venenosos y ahora las habitan de manera normal", señaló para poner finalmente como ejemplo el estado de Querétaro, donde ya habitan alacranes altamente venenosos.

Notimex