20 de abril de 2013 / 04:03 p.m.

México • Tanto en el Distrito Federal como en varias entidades de la República Mexicana comienza a tomar fuerza una nueva terapia alternativa a nivel personal, familiar y empresarial, que hurga en lo más recóndito del inconsciente con base en un método conocido como Constelar, que ayuda a encontrar acontecimientos que generan conflicto y deterioran la vida de las personas.

Y es que varios han sido ya los beneficios que ha obtenido la ciudadanía que ha echado mano de esta herramienta para resolver conflictos de origen familiar, social y laboral que afectan la vida cotidiana.

Una de las empresas que implementa esta terapia alternativa es Soluciones Sistemáticas para el Desarrollo Personal y Empresarial, bajo la dirección del doctor Marco Antonio Carpenter Domínguez y Katya Pérez Palma.

Ambos explican que esta terapia alternativa fue creada por el alemán Bert Hellinger, filósofo, pedagogo, antropólogo y teólogo nacido en 1925, quien fue misionero católico en Sudáfrica durante 16 años y formado como psicoanalista.

Varios son, pues, los ejemplos de vida que han sido beneficiados en territorio mexicano luego de hacer uso de esta terapia alternativa.

Baste un ejemplo: Ana era una chica que no había podido consolidar su relación de pareja, creyendo que por tradición o por una maldición que perseguía a las mujeres de su familia, no tenía suerte, hasta que se dio cuenta que repetitivamente las mujeres de su familia habían pasado por lo mismo.

Pero un buen día alguien le habló de las llamadas Constelaciones Familiares y descubrió que en su sistema familiar había, en forma repetitiva, mujeres solteras y solas.

A través de una sesión Constelar Ana pudo darse cuenta por qué no había podido tener pareja a lo largo de tantos años y a partir de este momento su vida mejoró, de tal forma que hoy tiene una relación estable y con planes de matrimonio.

“Esta es una de tantas historias sobre el poder que tiene esta herramienta para sanar asuntos repetitivos en un sistema familiar que afectan a una persona en su presente pero que tienen una respuesta en el pasado”, refiere Marco Antonio Carpenter.

Explicó: “Una constelación es una representación de un sistema familiar en particular y consiste en colocar representantes de algunos integrantes de la familia, como el padre, el abuelo, el bisabuelo, entre otros. Este ejercicio se puede realizar en un salón y a partir de ese momento quienes representan a ese integrante de una familia que no conocen, con movimientos y actitudes nos revelan cuál es la dinámica oculta, es decir, la parte inconsciente del asunto que una persona está tratando”.

Por su parte Katya Pérez refiere que otro ejemplo significativo que se ha observado en diferentes constelaciones, es que cuando en un sistema familiar hubo alguna pérdida de fortuna o un despojo que vivieron los ancestros de una persona en particular, “comúnmente resulta muy complicado para las nuevas generaciones emprender negocios exitosos o tener un buen trabajo, dinero o éxito. Esto se debe a que nos conectamos desde el amor inconsciente con nuestros antepasados y desde ahí les decimos: yo como tú, no prospero, y conocer ese mensaje, que para nosotros está en el inconsciente, es lo que nos permite mejorar nuestra prosperidad”.

Las constelaciones también abordan temas empresariales ya que al igual que un sistema familiar, una empresa también está conformada por un sistema de lealtades, jerarquías, juegos de poder, entre otros.

Los temas que pueden ayudar a solucionar las constelaciones son la salud, relación de pareja, con hijos, soltería, secuestros, violaciones, muertes trágicas, accidentes constantes, adicciones, infertilidad, infidelidad, divorcios, asuntos laborales, éxito y prosperidad, entre otros.

 — RODOLFO MONTES