24 de febrero de 2015 / 03:06 p.m.

Monterrey.- Una parte fundamental en el proceso de tener mejores vialidades recae en la figura de los Laboratorios Certificados, plasmada en la Ley de Pavimentos. A estos laboratorios les corresponde el diseño y la supervisión de la obra, siempre y cuando la constructora solicite su apoyo.

En medio de la proliferación de baches en el área metropolitana, uno de estos entes acreditados abre sus puertas por vez primera y ‘desmenuza’ la realidad de un problema que sigue creciendo.

Estas instalaciones corresponden a la Facultad de Ingeniería Civil de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

La prueba que observa es cómo responderá este diseño de pavimento en condiciones extremas, esto es, con lluvia, para lo cual se moja con rociador la superficie.

Roberto de la Mora, Jefe del Departamento de Vías Terrestres de la Facultad, advierte que para construir un pavimento, se debe seguir un proceso meticuloso.

En el proceso de pavimentación primero se seleccionan los materiales, se realiza el diseño en función de tipo de vialidad y se practica un estudio de tránsito, en el que se incluye el tipo y cantidad de vehículos que transitan por la zona.

Si existe tanto control, entonces, ¿qué es lo que está fallando? La mayoría de los pavimentos ya cumplieron su vida útil, por lo tanto requieren una reestructuración.

El problema, explican los especialistas, es que los baches se generan por el ingreso de agua que las constructoras resuelven tapándolo superficialmente.

La solución de fondo consiste en extraer la totalidad del agua que a veces penetra hasta el subrasante, y desde ahí hacer la reparación. Evidentemente, esto cuesta mucho más.

Este laboratorio verifica hasta el 20 por ciento de las obras en el estado. Desde grandes edificios hasta trabajos de pavimentación. Si sus recomendaciones se siguen el pie de la letra, los baches no aparecen. El problema es que en ocasiones, las constructoras las ignoran.

Pese a todo, los ingenieros civiles se muestran optimistas sobre el futuro de las vialidades metropolitanas.

FOTO: Roberto Alanís

LUIS GARCÍA