30 de marzo de 2014 / 06:26 p.m.

 

"Estoy contento por haber tenido una buena salida, porque no es tan fácil este año", afirmó Rosberg, de 28 años, que tras haber ganado en Australia y haber sido segundo hoy en Sepang lidera el Mundial con 43 puntos, dieciocho más que su compañero inglés en Mercedes.

"Los neumáticos traseros son más duros y tenemos más 'par motor'. Así que es más difícil cuadrarlo todo. Pero las sensaciones fueron buenas y pude salir bien", explicó el hijo del mítico Keke, campeón del mundo para Finlandia en 1982 ganando una sola carrera, el Gran Premio de Suiza, que se corrió en Dijon (Francia) debido a la prohibición de disputar carreras de automóviles en la Confederación Helvética.

"Luego pensaba que Sebastian (Vettel) me iba a lanzar directo al muro, pero, por fortuna, frenó antes; así que ¡gracias por eso!", explicó Rosberg dirigiéndose a su compatriota, en el transcurso de la rueda de prensa oficial de la FIA.

"Mi corazón dejó de latir durante un instante, pero, bueno, pudo haber sido peor. Luego tuve problemas en la tercera curva, aunque todo salió bien. Lo que pasa es que cuando quise ir a por Lewis ya era demasiado tarde, porque él iba realmente rápido hoy", explicó Rosberg, que había agradecido de forma enfervorizada, momentos antes, en la ceremonia del podio, el apoyo de Petronas, patrocinador malayo de su escudería.

"Ha sido difícil, por las condiciones de la pista. Deslizaba mucho y tuve una lucha bastante fuerte con las ruedas traseras, sobre todo. Eso complicaba las cosas bastante, en pista", indicó el líder del Mundial de Fórmula Uno.

AGENCIAS