REDACCIÓN
7 de octubre de 2014 / 12:54 p.m.

En muchas ocasiones pensamos que en el deporte profesional todo es dinero y frivolidad, pero ayer el Jazz de Utah de la NBA enseñó el lado humano que nunca debe faltar en ningún ámbito de la vida.

El equipo de basquetbol de los Estados Unidos firmó por un día al niño de 5 años JP Gibson, quien en el 2012 fue diagnosticado con un grado fuerte de leucemia y su más grande sueño era jugar profesionalmente con el equipo de sus amores.

Además de todo el protocolo que se siguió para la firma del contrato, tal y como se hace para cualquier jugador, Gibson participó en el festejo de presentación del equipo y que marcó el inicio de su pretemporada.

En el tiempo que estuvo en la duela, el pequeño JP hizo un pick and roll e incluso le ayudaron a clavar el balón en la canasta.

Firma, presentación y todo el protocolo para un niño que jamás olvidará ese momento.