1 de mayo de 2014 / 02:39 p.m.

Previo al duelo de la Copa de Brasil contra Nacional Manaus, Corinthians (que venció 0-3) saltó al césped y homenajeó al ex piloto de Fórmula Uno Ayrton Senna con su mítico casco.

La adoración que sienten los brasileños por Ayrton trascendió el deporte. Cientos de miles de brasileños esperaron horas para ver por última vez el cadáver de Senna antes de su entierro, le rendían tributo a alguien que fue mucho más que un tricampeón mundial de F1.

Para los brasileños, Senna fue más que un gran ídolo deportivo. Personificó el orgullo y el patriotismo de esta nación futbolera.

La súbita muerte de Senna en el Gran Premio de San Marino de hace 20 años fue un duro golpe para el orgullo de una generación canarinha que se acostumbró a despertarse el domingo con la expectativa de escuchar su himno tras otra victoria de Ayrton.

"Su determinación, su perfeccionismo, su sentido de justicia y su patriotismo hicieron de Ayrton una persona muy especial para los brasileños", comentó Bruno Senna, quien tenía diez años cuando falleció su tío al accidentarse el 1ro de mayo de 1994.