9 de julio de 2014 / 12:26 a.m.

El ex jugador de la selección brasileña, Marcos Evangelista de Moraes, mejor conocido como Cafú entró al vestidor para darle su apoyo a los jugadores de su país que fueron humillados por Alemania.

La verdeamarela cayó 7-1 ante el equipo teutón en las semifinales de la Copa del Mundo, y el campeón del Mundo en Estados Unidos 1994 y de Corea-Japón 2002 entró al vestidor para tratar de consolar a sus compatriotas, quienes estaban devastados por el resultado.

Después de estar unos minutos dentro, salió con un semblante muy distinto al que se esperaba, al cuestionársele por lo sucedido dentro, Cafú contestó muy consternado:

"El presidente José María Marín dijo que quería que ningún extraño en el vestuario" y añadió que había contestado que no era "un bicho raro, yo sólo estoy aquí para dar a los chicos un abrazo y darle una calidez y un consuelo para ellos, no quiero hablar más.

El ex lateral derecho dijo que "sólo he venido aquí porque en ese momento los chicos necesitan apoyo y eso es lo que estaba haciendo en el vestuario". se sorprendió cuando casi me echaron de los vestuarios porque el Marin dijo que no quería a nadie extraño.Al final el ex jugador de la Roma de Italia dijo que "humildemente retiré".

Cafú recordó que el ya pasó por un momento tan amargo como este, en 1998 perdió la final del Mundial ante Francia.

"En 1998, sentí en la piel lo que es una derrota en Copa del Mundo. Supe que en este momento necesitaban un confort y calidez".