JESÚS HERNÁNDEZ TÉLLEZ
5 de febrero de 2014 / 08:56 p.m.

La sesión matinal de Chivas culminó con carreras de obstáculos. Este miércoles el Rebaño entrenó en las instalaciones deportivas del Itea, escuela privada que se ubica en la carretera Tesistán. Al culminar el entrenamiento unos mil alumnos de este plantel educativo se acercaron para los autógrafos y las fotos, pero la situación se salió de control y el caos reinó pues los niños acorralaron a los jugadores del Rebaño y no tuvieron de otra que correr al camión.

Omar Bravo, Carlos Gerardo Rodríguez, Aldo Rodríguez, Carlos Fierro fueron los primeros en acelerar el paso para no ser atropellados por la multitud, mientras que Jorge Enríquez y los porteros suplentes Diego Parra y Lira no tuvieron escapatoria y firmaron algunos autógrafos en medio de ese remolino de infantes.

Al final el Chatón se escapó y fue correteado por los niños hasta el autobús y ni los integrantes del staff de seguridad de Chivas pudieron controlar a los niños. El director del plantel los amenazó con castigos, pero el desorden estaba dado y lo mejor fue que los jugadores se resguardaran en el transporte.