3 de enero de 2014 / 02:58 a.m.

Si algo ha caracterizado a Federico Vilar desde su aparición en Primera División con el Atlante, han sido sus elegantes uniformes estilo retro y el dorsal 3 en su espalda, pero esta tradición se verá cortada en Atlas.

El arquero jugará por primera ocasión en el máximo circuito con el número 1, debido a que la Liga MX no permite cambios de denominadores en este torneo Clausura.

"No me dejan, no se puede usar (el 3), es el número que usaba mi papá hace muchos años, tuve la oportunidad de usarlo en México desde que llegué y lamentablemente se va a cortar la racha. Es algo reglamentario y una cuestión de la Federación, pero no pasa nada, es algo anecdótico, lo importante es que uno de juegue bien. No se puede porque un compañero está registrado (Luis Ramos) y no se puede cambiar porque no es temporada nueva".

Sobre su vestimenta, la marca Nike no deja a los guardametas confeccionar su ropa de juego, por lo que tendrá que ajustarse a los diseños que usó la última campaña Miguel Pinto.

"Está complicado (jugar con la sudadera retro), hay una marca (Nike) que nos complica bastante las cosas".

Con sólo unos días en Guadalajara, el guardameta se ha dado cuenta de la expectativa que tiene la gente con su equipo, por lo que espera iniciar con el pie derecho mañana ante Xolos.

"Siempre es bueno ilusionarse, más en un deporte como el futbol donde hay tanta pasión dentro de los que jugamos y los que están fuera. Cuando inicia un torneo las expectativas se renuevan y nosotros queremos luchas para conseguir nuestros objetivos", dijo.

Vilar no oculta su deseo de ser pronto querido por la Fiel, máxime cuando la fidelidad que tiene la gente por los colores rojinegros.

"Uno quiere hacer las cosas bien, a partir de ahí sería lindo que la gente te quiera, que reconozcan el trabajo de uno, pero siempre lo más importante es el equipo y el trabajo que hagamos todos juntos para llevar al Atlas lo más arriba posible.

"Lo que uno ve de la afición en estos años, es que es seguidora, ha sufrido por varios momentos pero no deja de apoyar, eso no se pierde porque ya lo traen incorporado y uno tiene que involucrarse rápidamente en la institución para dar lo mejor y se puedan lograr objetivos".

El cancerbero atlista afirma que su escuadra tendrá un sello combativo en cada partido y en cada sector de la cancha, pues es justamente como le gusta jugar a Tomás Boy.

"Veremos un Atlas intenso, que sabe lo que se está jugando, y si bien queremos pelear arriba, no podemos descuidar el aspecto del descenso porque será un torneo difícil".

EL DATO

El brasileño Maikon Leite aún no firma contrato con Atlas, razón por la cual no ha llegado su pase internacional. La directiva confía en que hoy el delantero estampe su firma y pueda ser registrado ante la Liga MX.

RIGOBERTO JUÁREZ