14 de noviembre de 2013 / 06:19 p.m.

ALBANY, Nueva York.- La corte suprema de Nueva York sentenció el jueves que una antigua tableta de oro no es botín de guerra y por lo tanto debe regresar al museo alemán que la perdió durante la Segunda Guerra Mundial.

La corte dijo que los herederos de un sobreviviente del Holocausto que obtuvo la reliquia asiria no tienen derecho a poseer un "objeto cultural expoliado".

"Nos negamos a adoptar cualquier doctrina que establecería la propiedad en base al saqueo y la retirada de objetos culturales en tiempo de guerra obtenidos por la fuerza militar", dijo la corte en un documento.

"La teoría del 'botín de guerra' — que el gobierno ruso, cuando invadió Alemania, obtuvo los bienes del museo como despojos de guerra, y luego transfirió esa propiedad a los descendientes — es rechazada".

La tableta de 9,5 gramos, con una inscripción en honor del rey Tukulti-Ninurta y de las dimensiones de una tarjeta de crédito, fue hallada hace un siglo por arqueólogos alemanes en el Templo de Ishtar, en lo que es hoy el norte de Irak. Fue exhibida a partir de 1934 y desapareció durante la guerra.

Riven Flamenbaum, un sobreviviente de un campo de concentración, la llevó consigo cuando emigró a Estados Unidos y se radicó en Nueva York. Según la tradición familiar, la obtuvo de un soldado ruso a cambio de cigarrillos.

La corte de Nueva York rechazó además el argumento de que el Museo Vorderasiatisches, parte del renovado del Museo de Pérgamo, esperó demasiado, más de 60 años, antes de reclamarla. Un juez de Long Island falló que fue retrasada innecesariamente, pero el año pasado una corte de nivel medio adoptó la posición contraria.

"Nueva York ha afirmado finalmente su liderazgo moral en la protección de los verdaderos propietarios", dijo el abogado del museo Raymond Dowd. "Esta decisión aclara que la normas de si lo encuentras es tuto no es la ley en Nueva York".

El fallo debería asegurar el regreso de la tableta, dijo Dowd. El museo tiene muchas otras piezas que desaparecieron desde la guerra, agregó, indicando que algunos grupos representativos de sobrevivientes del Holocausto presentaron documentos ante la corte respaldando la posición del museo.

AP