29 de junio de 2014 / 03:49 p.m.

La selección de Costa Rica quiere demostrar que es toda una realidad en la Copa del Mundo Brasil 2014 cuando enfrente a su similar de Grecia, ambas en busca de un histórico sitio a los cuartos de final.

La Arena Pernambuco será el escenario donde estas selecciones se verán las caras en punto de las 17:00 hora local (15:00 del centro de México), con el árbitro australiano Benjamin Williams como el encargado de aplicar el reglamento.

Ninguno de los dos equipos tenía posibilidades, según prensa y aficionados, de superar la primera ronda, pero ambos lo hicieron, los ticos con merecimiento y los helénicos de último minuto, y ahora con todo qué ganar.

Tres Copas del Mundo han disputado los costarricenses y sólo en Italia 1990 superaron la primera fase, eliminados en octavos de final, mientras que en Corea-Japón 2002 y Alemania 2006 fueron marginados luego de tres partidos.

En la vigésima edición, victorias sobre Uruguay e Italia, además de empate sin goles con Inglaterra, los tiene en la ronda de los mejores 16, y si la lógica se impone de acuerdo a lo que mostraron en la primera fase parten como favoritos este domingo.

Joel Campbell es el hombre desequilibrante a la ofensiva, quien tendrá que abrir a la férrea defensa europea, mientras que el portero Keylor Navas deberá estar atento a las llegadas del rival, que suele atacar poco, pero concretar una sería suficiente.

Grecia, por su parte, ya hizo historia en Brasil, pues en sus dos apariciones previas (Estados Unidos 1994 y Sudáfrica 2010) se había quedado en la ronda inicial, misma que superó, pero quiere más y está dispuesta a todo.

Cuando parecía que preparaban las maletas para volver a casa, pues empataban 1-1 con Costa de Marfil, un penalti a su favor ya en tiempo de compensación fue anotado por Georgios Samaras, triunfo que les permitió seguir con vida.

Así, tras evitar su “tragedia griega”, quieren aprovechar el momento e instalarse en cuartos de final, aunque los ticos llegan igual o más motivados, por lo que se espera un partido intenso, donde el que cometa menos errores seguirá haciendo historia.

NOTIMEX