6 de diciembre de 2014 / 04:45 a.m.

Tras la declaración de Tony Romo, quarterback de Vaqueros de Dallas, donde dio a conocer que tiene una costilla fracturada, la NFL inició una investigación pues dicha condición está fuera de la lista de lesionados.

Las políticas de la liga son claras “todos los jugadores con lesiones importantes o notables deben aparecer en el reporte de lesiones, incluso si el jugador participa en todos los entrenamientos y si el equipo tiene la certeza de que jugará en el próximo partido”, expresó la Liga Nacional de Futbol (NFL por sus siglas en inglés).

Sin embargo, la escuadra texana tiene a su mariscal habilitado en dicho historial sólo por las molestias en la espalda, conocidas desde antes que iniciara la campaña regular, y fue hasta este viernes que explotó la noticia de un nuevo estigma en su estado físico.

El pasador titular de la “estrella solitaria” aseguró que no tiene idea con exactitud de cuándo ocurrió, pero estimó que fue a finales de septiembre, ya sea contra Carneros de San Luis o Santos de Nueva Orleans.

De confirmarse la omisión, el conjunto “azul y plata” sería acreedor a una multa, claro que varias fuentes ya saltaron a poner paños fríos a la situación e indicaron que el propio Romo se expresó mal, pues en realidad tiene un desgarre en el cartílago de las costillas.

Incluso, también se presume que erró en las fechas sobre cuándo se produjo este problema y que todo se remitiría a un fuerte golpe recibido en el triunfo sobre Halcones Marinos de Seattle el 12 de octubre, duelo donde nunca dejó el emparrillado.

NOTIMEX