6 de septiembre de 2014 / 12:23 a.m.

 

Con la llegada de Ronaldinho al Querétaro, el fútbol mexicano contaría con la presencia de uno de los futbolistas más talentosos de los últimos 20 años.

El campeón del mundo, en el 2002, no sería la primera estrella internacional en militar con algún club azteca.

La liga mexicana ha contado con la precedencia de varios de los mejores jugadores.

Una de las primeras estrellas del plano internacional en llegar a tierras mexicanas fue el delantero español Isidro Lángara, mundialista español en 1934.

El artillero ibérico defendió al España de 1843 a 1946.

Durante su estancia en México el artillero europeo se consagró campeón de liga y de goleo.

Durante su paso por México, Lángara se convirtió en el primer jugador en ser campeón de goleo en 3 países distintos (tras haberlo sido en España y Argentina).

El brasileño Vavá, campeón del mundo en 1958 y 1962, defendió en la etapa final de su carrera al América, en donde logró consolidarse como ídolo de la afición “crema”.

El también amazónico Didí, mejor jugador de Suecia 58, defendió en la campaña 1965-1966 al Veracruz.

Los Rayados han tenido, hasta el momento, el privilegio de ser el único club mexicano en contar entre sus filas con un ganador del Balón de Oro.

El artillero portugués Eusebio, campeón de goleo en Inglaterra 1966 y máxima gloria del Benfica, disputó la mitad de la campaña 1975-1976 con la “Pandilla”, para la cual solo anotó un gol.

Los Tigres también contaron con la presencia de un valuarte internacional.

En la temporada 1980-1981 los felinos fueron reforzados por el brasileño Edu, artífice de la mejor época del Santos al lado de Pele.

Aunque en los últimos años la presencia de destacados jugadores aumentó.

La leyenda del Real Madrid, Emilio Butragueño defendió durante tres temporadas al Celaya en la década de los 90.

El mediocampista alemán Bernd Schuster, campeón de la Euro 1980 con Alemania y figura con el Barcelona y el Real Madrid, disputo el torneo Verano 97 con los Pumas.

Bebeto, campeón del mundo en 1994 con Brasil, tuvo un breve paso por los Toros Neza, con lo cuales jugó solo Verano 1999.

Iván Zamorano, máxima figura del fútbol chileno, e ídolo con el Real Madrid y el Inter de Milán, quien alzó el título del Verano 2002 con el América.

En el ocaso de su carrera, el español Josep Guardiola militó con los Dorados de Sinaloa, club con el cual terminó su carrera, tras descender en el Clausura 2006.

RAFAEL RIVERA