4 de junio de 2013 / 04:02 p.m.

Chicago • La Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) comenzó a operar CancerLinQ, una base de datos en línea interactiva que reúne y proporciona información de investigación médica y científica, ensayos clínicos en el campo de las enfermedades neoplásicas a todos los especialistas en países desarrollados y de economías emergentes para mejorar las prácticas de detección, diagnóstico oportuno y de calidad en la atención del paciente.

Sandra M. Swain, presidenta de ASCO, explicó que el prototipo de servicios en línea comienza a alimentarse, a través de un software patentado y antihackeo, con 150 mil casos de cáncer, muchos de los cuales pueden visualizarse, como parte del proyecto de buenas prácticas oncológicas y control de calidad en el campo de la salud, asimismo, contribuirá a comparar los análisis de datos clínicos para crear una especie de guías estandarizadas del cáncer y su tratamiento.

"Las actualizaciones regulares vendrán en los próximos meses y se espera contar con toda la información antes de terminar la década", informó Swain, quien consideró fundamental esta base de datos ante la evidencia de que el cáncer podría ocasionar casi tres veces el número de muertes en las siguientes décadas, al pasar de 7.5 millones de decesos anuales a alrededor de 20 millones.

"La proliferación de los resultados científicos y tratamientos novedosos son esenciales para todos los profesionales de la oncología que, actualmente, están entrando a la era de la atención oncológica personalizada. Sobre todo porque se están presentando casos de ‘cánceres raros’, estrechamente definidos por sus características moleculares. Hoy más que nunca, los oncólogos necesitan apoyo en la toma de decisiones en tiempo real para proporcionar los tratamientos más eficaces adaptados a la biología y los tumores únicos de sus pacientes. Es dar atención actualizada a través del aprendizaje en tiempo real", agregó.

Servirá también para dimensionar la forma en la que el problema del cáncer está creciendo para que los líderes mundiales, en la ONU, lancen una declaratoria de lucha conjunta contra este problema de salud y se le deje de recortar recursos.

Por eso ASCO está impulsando CancerLinQ, que promete cambiar la forma en que el cáncer es entendido y tratado. Este "sistema de aprendizaje rápido" aprovechará los avances tecnológicos para conectar las prácticas de oncología, la calidad y el rendimiento de la medida, y proporcionar a los médicos con el apoyo de decisiones en tiempo real.

"Al ritmo que la ciencia del cáncer se está moviendo hoy en día, este tipo de sistema no sólo será útil, será esencial. Las prácticas de oncología tendrán enormes beneficios de este sistema, y la atención al paciente mejorará como resultado ", dijo la presidenta de ASCO, Sandra M. Swain

Hoy en día, dijo se sabe muy poco acerca de la mayoría de los pacientes con cáncer - de las características moleculares de los tumores a los resultados de sus tratamientos - porque estos detalles están encerrados en los registros electrónicos y en papel.

La visión de ASCO para CancerLinQ es reunir y analizar toda esa información en una base de conocimiento central, que crecerá de manera "inteligentee" con el tiempo, en la actualidad, se están cargando los datos clínicos almacenados en los registros electrónicos del cáncer de mama, con la finalidad de generar nuevas hipótesis

"Va a permitir que los médicos e investigadores evalúen las hipótesis y determinen cuáles pueden conducir a la mejora de la atención ante casos reales".

"Los avances científicos y técnicos están transformando la atención del cáncer, por ello, en lugar de esperar a que los ensayos clínicos guíen la atención del paciente, podemos ahora agregar y aprender de la gran cantidad de datos del mundo real de una manera que no podríamos haber concebido hace 20 años ".

Una vez que se haya completado la plataforma tecnológica completa, CancerLinQ hará lo siguiente:

Mejorar las decisiones de tratamiento personalizado de los equipos de atención de cáncer mediante la captura de la información del paciente en tiempo real en el punto de atención, el suministro de ayuda a la decisión en tiempo real a medida de cada paciente y su cáncer, y la notificación automática de la calidad de la atención en comparación con las directrices clínicas y los resultados de otros pacientes.

Servirá igual para educar y capacitar a los pacientes por su vinculación a su equipo de atención del cáncer y proporcionar información sobre el tratamiento personalizado a su alcance.

ASCO publicó su primera guía de práctica clínica en 1994. En 2006, ASCO QOPI lanzó el primer programa nacional para ayudar a las prácticas de oncología medir y mejorar la calidad de la atención. En 2013 consolida este proyecto censal oncológico.

BLANCA VALADEZ | ENVIADA