20 de febrero de 2014 / 05:23 a.m.

Tres mil seiscientos metros sobre el nivel del mar en el Estadio Hernando Siles fue dura prueba para el León, que empató a un gol ante Bolivar, en su segundo compromiso de la Copa Libertadores 2014; sin embargo, consideró Gustavo Matosas, "a la hora de la definición, a la hora de la defensa, falta oxígeno para pensar adecuadamente. Así que yo considero que hoy es un buen punto, pensando en que ahora tenemos que ir a ganarle al Emelec".

Sobre el tema de la definición, mal que aqueja al conjunto verdiblanco en la Liga y en la, el entrenador, no obstante, le dio más mérito al trabajo del juvenil arquero boliviano Romel Quiñonez, quien atajó el penal, al 82', a Rafael Márquez, cuando el duelo se encontraba 1-1.

"A veces los delanteros fallan y a veces los arqueros también juegan. Yo creo que fue mucho más mérito del portero (Quiñonez)".

Sobre el desempeño total del plantel Matosas se mostró satisfecho, aunque espera que con el correr de los partidos siga mejorando.

"Yo creo que hoy el equipo está más consistente, aguanta el volumen del juego a lo largo del partido, yo creo que vamos a seguir mejorando y se van a sentir mejor cada vez", finalizó.

FRANCISCO VELA