1 de abril de 2013 / 02:34 p.m.

El arte se ha convertido en una víctima más de la crisis griega, luego de que en las últimas semanas han desaparecido bustos de bronce, un metal que tiene ahora demanda, y por los que se pueden conseguir una media de cien euros (128 dólares).

El diario español ABC destacó este lunes que la situación en el ayuntamiento de Atenas es dramática pues además de ver cómo las calles de la capital son recorridas por personas empujando su carrito y recogiendo todo objeto metálico abandonado, los empleados municipales constatan robos a diario.

Primero fueron cables, bordes de metal y otras piezas de los edificios públicos, hasta mamparas de las paradas de autobús, en especial tras manifestaciones violentas por la que pasan los antisistemas.

Sin embargo, las nuevas víctimas son ahora las estatuas de bronce de la ciudad y en los últimos seis meses desaparecieron los bustos de bronce del escritor Niko Kazantzaki, del antiguo alcalde de Atenas Andónis Trítsis y de otros hombres famosos griegos.

Asimismo, la de El Greco, escultura del conocido artista griego Costas Valsámi situadas ante el Centro Cultural de la capital en la céntrica calle Acadimías y la policía consiguió rescatar otros cuatro bustos de cobre antes de que fueran fundidos.

Las autoridades municipales reconocen que, de las 274 estatuas de la capital, 54 están en peligro, ya que son de bronce, un metal que ahora tiene demanda.

Precisó que se vende en los almacenes de desguace a una media de cinco euros el kilogramo, lo que hace que cada busto, de entre 15 y 20 kilos el interior es hueco puede superar los 100 euros o más.

Dio a conocer que el robo se efectúa en dos fases: una noche los autores se dedican a separar la escultura de su base de mármol a golpes con una almádena y la noche siguiente la pueden retirar rápidamente de su lugar sin levantar sospechas.

Acotó que lo malo es que con los recortes de la administración local, hay menos jardineros y muchas veces se tardan varios días en registrarse el robo y si no aparece la escultura, el Ayuntamiento debe encargar una copia que cuesta una media de dos mil 500 euros (casi tres mil 204 dólares) lo que constituye una ruina.

Notimex