6 de enero de 2014 / 09:04 p.m.

Cristiano Ronaldo anotó otro doblete en la liga española y el joven Jesé Rodríguez salió de suplente y asistió a Karim Benzema para que el francés marcara el primer tanto de la victoria del Real Madrid el lunes, 3-0 sobre el visitante Celta de Vigo.

Cristiano, quien espera ser premiado el lunes 13 con el Balón de Oro, aseguró la victoria a los 83 minutos y en los descuentos con dos tantos que le sirven para superar al goleador del Atlético de Madrid, Diego Costa, en la clasificación de máximos cañoneros del campeonato con 20 tantos por 19 del ariete "colchonero".

También con su gol a los 67 minutos, el criticado Benzema se salvó por un día de los abucheos de la afición madridista y contribuyó a rescatar tres puntos vitales en la carrera por el campeonato, que lideran actualmente Barcelona y Atlético de Madrid con 49 unidades, cinco más de las que suma el equipo blanco.

Curiosamente, el francés se llevó su pedazo de la gloria aupado por Jesé, a quien parte del público y la crítica señalan como merecedor de la titularidad en punta de ataque, sobre todo después de su gol salvador sobre el Valencia por la fecha anterior.

Al cierre de la 18va fecha, el Madrid sigue a la caza del Barsa y Atlético, que vencieron 4-0 al Elche el domingo y 1-0 al Málaga el sábado, respectivamente.

Los azulgranas visitan la cancha del Atlético el próximo sábado por la última fecha de la primera ronda del torneo.

Con la derrota, el Celta bajó a los puestos de descenso.

Su delantero Charles pudo cambiar el signo del partido a los cinco minutos, cuando escapó a la vigilancia de la defensa madridista en pase largo del argentino Augusto Fernández, pero su derechazo se topó con la imponente figura de Diego López, quien desvió a tiro de esquina.

Mientras el Celta jugaba con fluidez, seleccionando sus ataques, el Madrid no encontraba fórmula para penetrar la defensa visitante, limitando su bagaje ofensivo previo al descanso a un zapatazo lejano de Luka Modric por encima del travesaño y una mansa comba desde la derecha del argentino Angel Di María, a manos del arquero.

Gareth Bale, que empezó a calentar la línea de banda desde la media hora de la primera mitad, siguió en el banquillo tras el descanso y el técnico local Carlo Ancelotti dio entrada a Asier Illarramendi en lugar de Xabi Alonso sin excesivo resultado; y después a Jesé, sacrificando a Isco Alarcón.

Finalmente Ancelotti se la jugó con cuatro delanteros dando la alternativa Bale en lugar de Di María a los 65 minutos y el partido se partió al instante, generando la segunda gran ocasión del Celta y Charles, nuevamente desafortunado en el mano a mano con López, pues apuntó fuera tras excelente pase de Rafinha, quien se graduó como organizador en su visita al Santiago Bernabéu.

Carente de juego, el Madrid tiró de pegada y encontró pólvora suficiente en Benzema, goleador por instinto en el área chica tras excelente control, amago y centro con la izquierda de Jesé, con pantalla amiga de Cristiano.

El portugués, un tanto desafinado durante buena parte del partido, rozó el 2-0 en posterior derechazo cruzado, pero no falló a su siguiente ocasión, impulsando en boca de gol un cruce de Daniel Carvajal al que no llegó Benzema.

Abierto el apetito, Cristiano también acudió puntual al siguiente centro de Bale tras brutal cambio de velocidad por banda derecha, marcando su segundo tanto y homenajeando de la mejor manera a su compatriota Eusebio, leyenda del fútbol recientemente fallecida.

"En la primera parte, el equipo no estuvo muy equilibrado y un poco lento. Concedimos demasiados contrataques. Es normal después de la Navidad", comentó Ancelotti. "En la segunda parte hemos jugado con más intensidad y lo hemos hecho bien. Lo importante era ganar para la confianza del equipo".

El técnico destacó la labor de sus delanteros y quitó hierro al gesto desconsiderado de Di María al ser sustituido. "Benzema lo está haciendo bien, no solo por el gol. Y Jesé es un jugador importante. Lo de Di María no lo vi. Si fue hacia el público, es un doble error", dijo.

AP