REDACCIÓN
16 de septiembre de 2014 / 12:40 p.m.

En un entrenamiento del Real Madrid los jugadores se disponían a realizar los clásicos rondos, sin embargo Cristiano Ronaldo le dijo a James Rodríguez que abandonara su rondo y lo mandó al que estaba formado en su mayoría por futbolistas españoles.

El colombiano lució un poco molesto, pero el portugués reaccionó con una leve sonrisa.