REDACCIÓN
3 de noviembre de 2014 / 03:11 a.m.

El jugador del Real Madrid Cristiano Ronaldo sigue mostrando que es amante de los autos superdeportitos.

La semana pasada llegó al entrenamiento en un Ferrari 599 GTB Fiorano HGTE, ahora lo hizo en un Lamborghini Aventador.

Lo curioso es que ambos coches son de color blanco lo que demuestra que CR7 sí siente la playera merengue.