13 de enero de 2013 / 10:39 p.m.

Ciudad de México • La Arquidiócesis de México consideró que el gobierno federal debe ver en la “"acelerada e irresponsable"” dinámica de endeudamiento de las entidades federativas “"una gran oportunidad"” para corregir algunos de los vicios que tienen estancado al país en la mediocridad económica-financiera.

En el Semanario Desde la Fe, en su editorial “"Endeudamiento e impunidad"” se menciona que el combate a la impunidad y el “"castigo"” a los funcionarios que han empeñado el futuro de sus gobernados serán señales de esperanza para un pueblo que se duele en la pobreza y en la impotencia ante la falta de herramientas legales que favorezcan el correcto uso de sus aportaciones al Estado.

Además, califica de “"preocupante"” la velocidad con que algunas entidades han endeudado “"irresponsable"” sus finanzas públicas en los últimos años, al grado de caer en la insolvencia y la suspensión de pagos, poniendo en riesgo el futuro de sus habitantes.

Recordó que ante esta situación el Gobierno Federal ha dejado en claro que no saldrá al rescate sino que ya trabaja en las diferentes fuerzas políticas para promover una iniciativa de ley que pongan orden en este tema.

“"Los recursos deben ser canalizados a favor del desarrollo de los mexicanos y evitar a toda costa que caigan en el hoyo negro de la corrupción que devora el patrimonio nacional y que impide el castigo a los gobernantes corruptos a muchos de los cuales se les puede ver sin el menor decoro y decencia ocupando un lugar en el Congreso de la Unión, gozando con cinismo del fuero que les da un cargo del que son del todo indignos"”, menciona.

Por otra parte, durante la Homilía que se realizó este medio día en la Catedral Metropolitana, el Cardenal Norberto Rivera llamó a cuidar de la niñez, pues actualmente muchos menores sufren y son amenazados en varias partes del mundo.

“"Padecen hambre y miseria mueren a causa de enfermedades muy sencillas que podría ser curadas por unos cuantos pesos. Sufren desnutrición no tienen posibilidad de recibir educación parecen víctimas de la guerra, son abandonados por sus padres y condenados a vivir sin hogar privados del calor de una familia soportan muchas formas de violencia y abuso por parte de los adultos y lo que es peor muchos niños y niñas mueren en el seno de su madre descuidados por los que los debían de cuidar"”, expresó.

SILVIA ARELLANO