4 de junio de 2013 / 02:22 p.m.

México • Hans Belting aclara la distinción entre arte mundial y arte global. El primero, no obstante estar concentrado en los museos de Occidente, es el arte de “"los otros"”, el de todos los tiempos y de todos los pueblos, salvo el europeo. El arte global, por el contrario, surge a finales de los años ochenta con la intención de sustituir el esquema centro-periferia.

Arte mundial es lo que se presenta actualmente en el Museo Soumaya-Plaza Carso, con el título de Asia en marfil. Arranca con un video en el que dos o tres conceptos relativos a la eboraria sirven de preámbulo al elogio del “"compromiso"” ecológico de la Fundación. Al antiguo derecho del propietario a interpretar su propiedad se añade el del donante a cantar los sucesivos placeres del coleccionismo desprendido. Para una curaduría que prefiere ignorar el análisis del Orientalismo formulado por Edward Said, "“interpretar a Occidente"” se agota en los ojos rasgados del cadáver que, previo tormento, se clavó ayer en la mente del asiático para brindarse hoy, tras cristales blindados, al pueblo mexicano.

Arte global es lo que presenciamos la semana pasada en dos sedes de esta ciudad, en las cuales se realizaron, de miércoles a sábado, obras de danza butoh. En el Ex Teresa Arte Actual pudimos experimentar, a través del cuerpo transido de Yumiko Yoshioka, lo que es capaz de comunicarnos la realimentación establecida entre un sistema nervioso (nuestro y de la artista) y una sucesión de imágenes (mano abierta, puño cerrado; cara risueña, cara desencajada) representadas por la propia artista ante nosotros y ante sí. Un arte surgido de Hiroshima y del expresionismo alemán, claro es que nace ya global. Un arte que se nutre por igual de Francis Bacon y del teatro Noh, claro es que no pretende hablar de nadie, sino hablar con nosotros todos.

En el Museo del Chopo los semblantes desfigurados de las embarazadas torturadas de repente quedaron iluminados por la alegría, onírica o analéptica, de saberse encinta. Las convulsiones del nonato se transforman en lento caminar del niño sobre los cadáveres. Del fondo de la fosa submarina intenta salir. No puede. Ruta de la memoria, compañía chilena, sabe que antes del amanecer algunos sueñan y otros son torturados. Estética es todo intento de afectar, mediante los sentidos, el sistema nervioso de alguien.

En México la estética “"cultural"” de las fortunas obscenas se funda en otra, aún más práctica: la estética de la tortura sistemática.

JORGE OCHOTERENA BERGSTROM