JAIME CHABAUD MAGNUS
7 de junio de 2013 / 02:54 p.m.

México• Lola Arias pertenece a la generación de dramaturgos posterior a aquella que abrió los caminos para el teatro argentino en Europa, logrando una internacionalización contundente y exitosa (Spregelburd, Daulte, Tantanian, Veronese, etcétera.). La escuálida familia, El amor es un francotirador, Sueño con revólver y Striptease son algunas de las obras más significativas de la también directora, actriz, poeta, cuentista y compositora de 37 años. Aunque ha pisado los escenarios mexicanos al menos en un par de ocasiones con su Compañía Postnuclear, no recuerdo alguna puesta en escena mexicana de sus textos. La tenacidad de la actriz Tae Solana Shimada y la directora Leticia Huijara (también actriz de mil batallas) ha cristalizado en el estreno de Poses para dormir en un montaje de bolsillo que se presenta en el Espacio Urgente 2 del Foro Shakespeare.

Con Poses para dormir, Arias construye un mundo en donde ciertos roles están invertidos en un contexto poscatástrofe. A un país ficticio en el que, por ejemplo, las mujeres son las únicas que pueden prestar servicio en las fuerzas armadas, llega una pareja fugitiva. Aunque en su nación la lengua parte de un tronco común al de ésta que los refugia, muchas palabras escapan a su comprensión y les hacen difícil su integración que, por otro lado, no es deseada en principio. Una pirómana, un aviador, un escritor de porno y una adolescente soldado cruzan sus destinos por una casualidad absurda y no carente de humor que los catapultará a derroteros inesperados.

Si bien Poses para dormir nos empuja a una ficción donde la “realidad” está doblada, distorsionada, llena de boquetes, el emprendimiento actoral parte de un estilo realista que le da consistencia tanto a los códigos que establece el texto como ritmo y fuerza a la puesta en escena. Dettmar Yáñez, Luis Ernesto Verdín, Tamara Mazarrasa y Tae Solana Shimada encarnan poderosamente a los personajes de esta obra en la que el afuera, lo que ocurre en las calles, es tan protagónico como lo que ocurre adentro de los dos departamentos en los que transcurre la acción. Y es que la relación entre el adentro y el afuera determina y detona las relaciones de estos cuatro seres incompletos e insatisfechos. Es esa cuerda tensa la que también dobla el realismo y nos propone este mundo poscatástrofe que tan atractivo nos es. Un trabajo apasionado e intenso en donde dirección y actuaciones hacen de la precariedad de recursos una virtud. No se la pierda.

Foro Shakespeare, Zamora número 7, colonia Condesa. Lunes, 20:45 horas.