10 de mayo de 2014 / 05:46 p.m.

Lewis Hamilton logró  su cuarta pole de la temporada de la Fórmula Uno, y la quinta para la escudería Mercedes, tras dominar la clasificación del Gran Premio de España.

Hamilton estará acompañado en la primera fila de la parrilla por su compañero de equipo Nico Rosberg, líder del campeonato mundial y el único que rompió el monopolio de Hamilton en la pole en la primera carrera de la temporada.

"Nico rodó muy bien tanto en los entrenamientos como en la clasificación. No sabía si sería capaz de lograr la pole, pero al final le saque todo lo que pude al coche", explicó Hamilton, quien en la mañana se había quejado a sus mecánicos, aludiendo un supuesto empeoramiento de las prestaciones de su monoplaza. "Fue duro. Estaba de nuevo en la casilla uno, medio segundo por detrás de Nico, pero al final lo logré", se congratuló.

Hamilton ha ganado las tres últimas carreras y marcha segundo en el Mundial.

El británico, quien consiguió la 35ta pole de su trayectoria, no ha empezado en peor lugar que el segundo de la parrilla en la temporada, y registró un tiempo de un 1 minuto, 25.232 segundos, seguido de Rosberg, el mejor de la clasificación hace un año en Barcelona, y el australiano Daniel Ricciardo, de la escudería Red Bull.

"Somos los mejores del resto, pero eso no es suficiente. Seguimos un segundo más lentos y será difícil limar esa diferencia en carrera", declaró un insatisfecho Ricciardo.

El alemán Sebastian Vettel, ganador de los últimos cuatro Mundiales con Red Bull, empeoró aún más su estancia en el circuito catalán y solo firmó el décimo mejor puesto, al no poder completar la última tanda clasificatoria por problemas con la caja de cambios.

"No pude meter la segunda marcha. Espero que todo esté a punto para mañana", comentó visiblemente frustrado.

La jornada previa de entrenamientos libres había resultado accidentada para Vettel, quien sólo pudo realizar cuatro vueltas en la primera sesión del viernes por un problema eléctrico y debió ver la segunda desde su autocaravana.

Ni Hamilton ni Rosberg han ganado nunca el Gran Premio de España, pero se han repartido las victorias del presente curso: la primera cayó del lado del alemán y Hamilton celebró en lo alto del podio las tres siguientes.

"No me gusta acabar segundo en la clasificación, en especial detrás de Lewis, pero si empiezo bien mañana, vuelvo a estar delante. La degradación de los neumáticos será clave", dijo Rosberg tras la sesión sabatina, y elogioso de su equipo. "Queremos seguir ampliando el margen respecto a los demás, no conformarnos. Estamos siendo muy consistentes y eso es fantástico".

Muy por detrás de los pilotos de Mercedes quedó el español Fernando Alonso (Ferrari), quien ganó su último Gran Premio el año pasado sobre el asfalto barcelonés. El asturiano fue casi dos segundos más lento que Hamilton y acabó en séptimo lugar por detrás de su compañero Kimi Raikkonen, sexto, el francés Romain Grosjean (Lotus), quinto, y el finlandés Valeri Bottas (Williams), cuarto.

Alonso es solo el segundo piloto en haber ganado en Montmeló partiendo más allá de tercer lugar, cuando salió en quinta posición en 2013. De los 23 grandes premios disputados sobre el trazado catalán, 15 fueron ganados por el inquilino de la "pole".

La elección de compuestos duros y medios de neumáticos por parte del fabricante Pirelli para el fin de semana fue ampliamente criticada por pilotos como el mexicano de Force India, Sergio Pérez, quien acabó con el 12do mejor tiempo. "Me hubiera gustado rodar más y usar el segundo equipo de neumáticos. Patinamos mucho y creo que mañana todos nos seguiremos mutuamente", lamentó Pérez.

Su compatriota Esteben Gutiérrez (Sauber), saldrá desde el 14to lugar, por delante de su compañero Adrián Sutil. "Ayer fue un día complicado y hoy seguimos teniendo alguna complicación aerodinámica, pero cerramos la clasificación cerca de nuestros competidores y con buenas sensaciones", comentó el regiomontano.

El venezolano Pastor Maldonado (Lotus), tras realizar unas buenas vueltas preparatorias, estrelló su bólido al inicio de la clasificación, con lo que ocupará el último puesto de la parrilla.

"Parece que tuvimos un problema en la presión de los neumáticos en la parte trasera y se fue el coche", explicó Maldonado quien, pese a la mala posición, no perdió la esperanza de avanzar el domingo. "Dimos un paso adelante y tenemos un coche para estar entre los diez primeros, posiblemente quinto o sexto de la parrilla. Lucharé por los puntos".

AP