10 de enero de 2015 / 02:45 a.m.

Los Cuervos de Baltimore es la franquicia que no teme jugar de visitante en la postemporada de la NFL y van a volver buscar ganar de visitante el sábado cuando intenten derribar a los Patriotas de Nueva Inglaterra en la Ronda Divisional de la Conferencia Americana. 

Desde que llegaron a Baltimore en 1996 han ganado 10 veces en los playoffs jugando en el estadio del rival, nadie tiene más. Han sido dos veces campeones del Súper Tazón. En el 2000 vencieron en casa en la primera ronda a Denver, pero tuvieron que derrotar a Tennessee y Oakland como visitante.

En el 2012  fue el mismo trayecto al superar a los Potros de Indianápolis en M&T Bank Stadium. Posteriormente salieron de su hogar para vencer a los Broncos y Patriotas para llegar y ganar el Súper Bowl XLVII.

En la era de John Harbaugh como entrenador en jefe de Baltimore se ha visto más fuerte el equipo jugando de visitante al tener marca de 7-4, incluyendo la victoria de 30-17 ante los Acereros de Pittsburgh el fin de semana pasado.

Harbaugh no ve como una ventaja el que enfrenten de visitante a Nueva Inglaterra. "No creo que realmente importe. Es un juego nuevo. El que juegue mejor el sábado en la tarde es quien va a ganar ese juego. Siempre es de esa forma. Entonces no creo que haga diferencia".

Pero no hay duda la confianza que tienen los jugadores de Baltimore en su equipo. "Pudieramos jugar en Marte y todavía tendría la confianza en este equipo", señaló el receptor Torrey Smith.

Para llegar a la edición del Súper Tazón XLIX los Cuervos tendrán que ganar dos partidos más como visitante si hay alguien que lo puede lograr son ellos.

JOSÉ MANUEL VILLALVA