3 de febrero de 2014 / 03:36 a.m.

Las angustias han terminado. Al menos ese es el mensaje que los rojinegros del Atlas se han metido en la cabeza tras conseguir su primera victoria del torneo.

A partir del resultado obtenido ante Pachuca, el capitán Leandro Cufré confía en que los Zorros puedan cambiar de rostro, pues a su parecer, la adaptación de la plantilla es cada vez más sólida.

"Quedan muchas cosas, el equipo se está encontrando y el mismo Tomás (Boy) lo dijo: necesitamos un poco de tiempo, de adaptación, hay nuevos compañeros y se había creado un entorno de ilusión alrededor nuestro que creó una expectativa muy alta y al principio no pudimos estar a la altura de las circunstancias, pero a partir de ahora y conforme pasen las semanas vamos a encontrar nuestro mejor nivel", comentó.

Para el zaguero argentino, la mejor escuela de los Zorros fue la dolorosa derrota ante el Atlante y el trampolín que significó el partido contra América.

"Veníamos de dos semanas difíciles. El equipo tomó conciencia y con el América, más allá de que el resultado fue negativo, se vio otra manera de jugar, se vio otra cosa. Esta vez terminamos de confirmar que el equipo está, y que hay que mirar para adelante.

"No podemos detenernos a pensar en eso (en la distancia con el Atlante), tenemos que seguir con esta misma actitud, con esta misma entrega y voluntad para seguir adelante.

Tenemos que hacer puntos, estamos en una gran institución y tenemos que brindarle esta alegría a la gente y también la satisfacción para nosotros y nuestra familia".

Por su parte, Facundo Erpen se toma muy en serio la batalla por no descender que los Zorros sostienen ante los Potros y la ventaja de siete puntos que ahora los separa de los azulgranas le significa motivación pura.

"Esto nos da un envión anímico. Tenemos que repetir la semana que viene para alejarnos más (del Atlante) y más adelante pensar en otra cosa. El equipo se trabajó muy bien en la ofensiva y en la defensiva".

REDACCIÓN